La mejor victoria de Los Serenquenquenes

12/02/2019

Del timo a la emoción desbordada, la murga de Agüimes, y otras agrupaciones como Los Lengüetudos vivieron días de angustia por los incumplimientos del costurero pero se vieron desbordadas por la gente que acudió a ayudarles.

ETIQUETAS:

Los Serenquequenes pueden presumir de la mejor vitrina de trofeos del carnaval, 14 veces ganadores del premio de interpretación en la final capitalina y un prestigio ganado desde la excelencia de sus voces y la ironía de sus letras. Pero es probable que lo ocurrido la semana pasada se haya convertido en su mejor victoria, con la solidaridad de muchísimas personas que se volcaron en ayudar a la murga a completar el vestuario a tiempo para su presentación tras el incumplimiento del costurero.

No fueron los únicos por pasar por esa pesadilla, un hecho que también atenazó los nervios de los componentes de Los Lengüetedos de Vecindario, estos arropados aguja en mano por integrantes de Declaradas y otras personas que arrimaron el hombro desinteresadamente.

La cronología de los acontecimientos queda bien resumida por Airam Díaz, portavoz de Serenquenquenes. Una camino lleno de espinas en su relación con la empresa de costura de Óliver Benítez, nombre conocido en el carnaval. «En junio nos pusimos en sus manos porque nos gustó el disfraz para otra murga que había hecho el año pasado. Pero pronto empezaron las excusas. Nunca nos dejó ver cómo iban los trabajos con la excusa de que estaba con material de otros grupos y no los podíamos ver. O que algunas piezas estaban en talleres que tiene en otro lugar de la isla. Él decía que se encargaba de todo y le íbamos haciendo los ingresos que nos pedía para comprar telas», indica el miembro de la agrupación del sureste.

Llevaban meses sospechando que había problemas

Eso no cambió hasta la semana previa a la presentación que la semana pasada, en dos noches y con lleno absoluto, Los Serenquenquenes llevaron a cabo en Agüimes. «Nos llamó su pareja y nos comentó que había tenido un ataque de ansiedad pero que no nos preocupáramos porque estaba prácticamente todo terminado. Nos personamos allí y descubrimos que no, que no había prácticamente nada hecho. Nos engañó, nos dijo que no trabajaba con otras murgas y estaba con unas siete más al parecer».

Fue el momento en el que todo se precipitó. «Faltaban diez minutos para la presentación y todavía había gente en nuestro local terminando de coser cosas», expone Díaz.

La mejor victoria de Los Serenquenquenes

Esos días, como le sucedió a Lengüetudos, los serenques se dieron cuenta del apoyo con el que cuenta detrás de sus meses de ensayos y sus sacrificios personales. «Me quedo con esa experiencia. Con la reacción de la gente. Nos vimos desbordados, hubo momentos en los que no cabía la gente en el local para ayudarnos a coser y terminar las cosas pendientes», subraya Díaz.

«Había todo tipo de personas. Familiares, amigos, gente de otros colectivos del pueblo. Todo el mundo se puso a nuestra disposición para colaborar», manifiesta el portavoz lagartero.

Ahora, tras los días traumáticos previos a la presentación, Los Serenquenquenes solo piensan en pasar página y preparase para el concurso de murgas de Las Palmas de Gran Canaria, que comenzará el próximo lunes con ellos actuando en la primera de las tres semifinales.

Con respecto al dinero perdido, todo está por decidir. «Por lo pronto queremos disfrutar del carnaval. Tampoco se firmó un contrato, así que ya decidiremos qué hacemos», indica Díaz.