La huelga de las escuelas infantiles se intensifica

07/02/2020

La asamblea decide seguir adelante con los paros aumentando la protesta al total de la plantilla, sin servicios mínimos, y con una hora más de huelga cada día de movilización. A día de hoy, las empleadas del servicio municipal gestionado por Ralons todavía no han cobrado la nómina de enero.

Las trabajadoras de las escuelas infantiles municipales intensificarán la próxima semana el nivel de su protesta. Los impagos por parte de Ralons, empresa concesionaria del servicio, continúan. Y el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria no ha dado a la representación laboral una respuesta que les permita salir de la situación de incertidumbre en la que se encuentran ante el escenario concursal en el que se encuentra Ralons.

Por ello desde el lunes habrá una protesta más contundente que la que han realizado durante las últimas semanas de enero. Si hasta ahora la movilización se comprendía de paros de 08.15 a 10.15 horas los lunes y los miércoles, a partir de la próxima semana los parones durarán hasta las 11.15 horas.

Y lo que es más contundente, no habrá servicios mínimos, como sucedió en el origen de la huelga, cuando pactaron que el 50% del personal iría a trabajar. Las más de 200 profesionales que trabajan en los once centros de Las Palmas de Gran Canaria se sumarán a la movilización colectiva. «Y que vea el Ayuntamiento cómo lo puede gestionar», avisan, después de que hasta el momento la única respuesta que ha dado el grupo de gobierno a las súplicas de las profesionales es que garantiza que se de el servicio a los 1.200 niños afectados.

Las trabajadoras, que en todo el momento son arropadas en sus planteamientos por los padres que son usuarios de los centros, se sienten desesperadas. A estas alturas de mes todavía no han percibido los 900 euros que son la media del salario en la plantilla. Repitiendo la escena de impagos y desprecios por parte de Ralons que les llevó a convocar la primera huelga.

Los padres respaldan las protestas

Además, la semana pasada se concentraron ante el pleno celebrado en las Casas Consistoriales de Santa Ana para demandar el rescate del servicio por parte del Ayuntamiento. Esto también fue solicitado por el grupo popular, a través de una moción de su portavoz Pepa Luzardo, pero el tripartito integrado por PSOE, Podemos y Nueva Canarias votó en contra y cercenó la esperanza de las trabajadoras.

Por ello tomaron la determinación de aumentar el nivel de sus protestas en una asamblea que se celebró el pasado miércoles, en la que ante los representantes laborales mostraron su desesperación por la gestión de la empresa que posee el servicio desde hace una década y por la inacción del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, que por toda respuesta, en boca de Lourdes Armas, concejala de Educación, señaló que «somos sensibles con la preocupación de las trabajadoras. La prestación del servicio se hace desde el respeto. Todo es conforme a la legalidad y nos consta que las trabajadoras ya han cobrado lo que se les debía de diciembre».

Ahora las empleadas no han cobrado todavía enero, y aunque el Ayuntamiento les ha trasladado que están desarrollando el pliego del concurso para intentar otorgarlo en agosto, cuando vence el actual contrato del que Ralons tiene derecho a prórroga, no esperan ningún movimiento del gobierno local para solucionar su situación.

Así las cosas, los paros más inmediatos se celebrarán el lunes 10 y 17, el viernes 14 y el miércoles 19. Las trabajadoras lamentan llegar a este escenario, pero entienden que tienen que intensificar el nivel de la protesta. Además de estar organizando más concentraciones ante las Oficinas Municipales y, por supuesto, volverán el último viernes del mes en curso a concentrarse ante las puertas de las Casas Consistoriales durante el pleno.