La ciudad tendrá un protocolo de vigilancia de jardines en obras

13/06/2018

Ciudadanos exige que se paralicen las obras de la MetroGuagua en Mesa y López «hasta que no haya un análisis y un informe de actuación que proteja y conserve» los árboles de las ramblas

La concejala de Servicios Públicos, Inmaculada Medina, anunció ayer que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria está culminando un protocolo de actuación que regulará el cuidado de las zonas verdes en las zonas que se vean afectadas por obras.

Entre otras medidas, se exigirá que las adjudicatarias contraten a empresas de jardinería para que respondan del mantenimiento de las especies vegetales, aplicando podas y tratamientos fitosanitarios pertinentes en cada caso, y ejecutando la instalación de la red de riego y las nuevas plantaciones. Y todo ello deberá hacerse en colaboración con los técnicos de Parques y Jardines.

Medina indicó que en todas las obras se deberá también suministrar fungicidas a las raíces de los árboles, acometer una poda de descarga para aligerar su peso y aplicar la técnica de la endoterapia vegetal, una inyección vigorizante a través del tronco de los árboles.

Medina ofreció estas explicaciones tras conocerse los problemas que ha habido en Mesa y López con la obra de la MetroGuagua, que ha provocado la caída de un laurel de indias el pasado fin de semana. La edil explicó que el problema había estado en que durante las obras se vieron afectadas las raíces del ejemplar en cuestión, pero detalló que sigue vivo.

«Quien dice que hemos perdido un árbol miente», aseveró. Y recordó que el de Pío XII y el del Mercado Central solo fueron desplazados unos metros; los de la pasarela del acuario, transplantados a otras zonas de La Isleta; y los de Pedro del Castillo, a El Lasso.

Abandono y talas. Por su parte, la portavoz de Ciudadanos, Beatriz Correas, exigió ayer «que se paralicen las obras» de la MetroGuagua que se ejecutan en Mesa y López «hasta que no haya un análisis y un informe de actuación que proteja y conserve estos árboles». Correas, junto a su compañero de filas Javier Amador, aseguró que la capital grancanaria «sufre un total abandono en sus zonas verdes».

Así, recordó que «comenzamos con la famosa tala de los cien árboles en La Galera, el derribo de la palmera del Guiniguada, el laurel de indias de San Bernardo y ahora le ha tocado el turno a estos emblemáticos árboles de Mesa y López».

Correas, que dijo que sigue a la espera de que le remitan «el informe de actuación y mantenimiento» de estos ejemplares por parte de Parques y Jardines, también denunció que «los árboles llevan sin regarse desde que comenzaron las obras», por lo que entiende que «se ha unido la mala gestión con las prisas por realizar una obra que no va a estar disponible hasta el 2021» y, sobre todo, «se ha demostrado una vez más la mala gestión y la falta de coordinación entre las áreas».

Además, aludió a los problemas de seguridad que puede generar el que hayan dejado a los laureles con la raíces a la vista. «Ya hay otro con las raíces fuera» en la rambla central, dijo. Y añadió que «los de la primera rambla», la más próxima al Arsenal, «que tenían la raíces fueras, los han tapado pero con escombros, no con tierra, y estos árboles tienen unas raíces que crecen superficialmente, a lo largo, y si remueves la tierra y no pones ningún tipo de protección, el árbol cae».

Correas criticó que el alcalde haya desvinculado la caída del árbol este domingo de las obras. «Se están haciendo obras, se ha quitado tierra alrededor de los árboles, las raíces están fuera... otra cosa no podía pasar», indicó.