Minerva Hernández: «El subidón de adrenalina al oír mi nombre fue indescriptible»

    Cargando reproductor ...
22/02/2020

Tiene 26 años, es natural de Fuerteventura y reside desde hace siete años en la capital grancanaria. Estudió Derecho y se está preparando la especialidad para certificarse como Compliance officer, a distancia. Se alzó con la corona con el diseño Vida de Josué Quevedo representando a Multiópticas.

— ¿Cómo estás?

—Feliz, estoy muy contenta de que al final todo haya salido como queríamos. Me lo pase increíble así que muy feliz de todo lo vivido aunque algo cansada. Ahora mismo tengo dolorida la cadera que es con lo que arrastré y tiré de la fantasía. Me veo en el vídeo y la verdad es que no entiendo cómo parece que iba flotando porque el traje pesa casi 700 kilos. Creo que en ese momento lo viví tan bien que no lo sentí. Pero esta mañana (ayer para el lector) tengo la cintura y la cadera llena de hematomas.

— ¿A qué hora terminaste?

— Fuimos a uno de los chiringuitos, comimos algo y nos fuimos porque estábamos muy cansados. Al final llegué a casa y de la emoción hasta las 05.30 horas no me pude dormir, viendo vídeos y respondiendo mensajes. Me acosté tarde por la emoción.

— ¿Cómo fueron esos tres minutos sobre el escenario?

— Me lo pasé increíble. Fue un sueño. De hecho antes de salir al escenario estaba actuando la comparsa y tenían la canción de Celia Cruz Yo viviré y tengo el recuerdo de estar bailando con el diseñado. Ahí lo miré y le dije ‘me lo voy a pasar bien’ y me lo pase increíblemente. Me baje del escenario y solo quería volver a subirme para repetir.

— La canción Yo viviré, tu diseño denominado Vida, ¿no son muchas señales?

— Sí, creo que al final es como el número que nos tocó, el ocho. Fue el último número del sorteo. El ocho significa también vida, cambio o comienzo y creo que ha ido todo un poco rodado. La fantasía, el tema de la sostenibilidad en el carnaval, el hecho de que el 60% de la fantasía esté hecha con materiales reciclados y sea sostenible, iba todo rodado. Encima a la espera de salir al escenario oí la canción de Celia Cruz, que me encanta y me dije que tocaba disfrutar.

— Explícame lo del 60% sostenible

— Josué Quevedo tenía claro el origen porque quería transmitir un mensaje claro, quería llevar el traje un poco más allá. Junto con el patrocinador, Multiópticas, lo estuvieron hablando y encadenó todo a la perfección. Al final decidimos usar materiales reciclados para poder incorporarlos al diseño. Un traje de reina es muy complicado de hacer entero de material reciclado pero conseguimos que en un 60% lo fuese utilizando plástico reciclado y purpurina biodegradable. Todo eso hizo posible conseguir el mensaje de sostenibilidad. Al final lo que queríamos hacer y transmitir con este traje era un momento de concienciación para los ciudadanos y amantes del carnaval y aprovechar el posicionamiento de la fiesta para trasladar este mensaje durante todos los días previos. Creo que lo conseguimos.

— Entonces, ¿estás satisfecha?

—Sí, muy satisfecha. Era un sueño presentarme a la gala y más con un diseño de Josué y aún más con una fantasía con la que me sentí identificada desde el principio. Hemos ido a reforestar, a recoger plásticos y hemos hecho muchas acciones previas a todo esto que lo han intensificado mucho más. Estoy muy satisfecha con el mensaje que hemos trasladado y con la fantasía porque me siento muy identificada con todo.

— Los doce puntos del voto popular fueron claves para decantar la balanza y darte la corona. ¿Cómo viviste ese momento?

— Se me hizo eterna la espera hasta el veredicto. Cada vez que iba escuchando las puntuaciones de las mesas intentaba sumar pero estaba tan nerviosa que era incapaz. Cuando empecé a ver como iba rodando todo y escuché quién era la primera dama ya vi que era ahora o me quedaba fuera. Realmente no pensé, estaba tan nerviosa que me bloqueé. Cuando escuche mi nombre en el escenario, tras tantos años viéndolo desde la grada o casa, rompí a llorar de la emoción. Solo miré para la grada para ver al equipo y se me hizo eterno, pero el subidón de adrenalina fue indescriptible.

— ¿Ha merecido la pena este viaje?

— Desde luego, sin duda. El proceso ha sido mágico, el día entero de principio a fin fue un sueño y creo que entre todos hemos conseguido crear un ambiente familiar y especial, con todo el equipo, con Josué Quevedo, el patrocinador y con mi familia. Cada momento que compartíamos juntos ha hecho de esta experiencia inolvidable, irrepetible y única. Estoy muy contenta con todo y con el año que me espera.

— ¿Qué esperas de ese año?

— Disfrutar. Poder representar al carnaval de Las Palmas de Gran Canaria como se merece, soy carnavalera de pequeña y amo la fiesta en todas sus corrientes. Creo y espero estar a la altura del carnaval y disfrutarlo muchísimo.

— Tu traje tenía libélulas y llevas una colgada en el cuello, ¿por qué?

— Mis padres me regalaron un colgante de una libélula al bajarme del escenario. Al final el significado de las libélulas es el mismo del número 8 y del traje que es vida y representa muchas cosas este colgante. Hemos trabajo todos muchísimo en las once libélulas que habían en la fantasía, porque son el soporte y el significado del vestido como las piezas de plástico esculpidas de agua, tenía todo mucho mensaje. El colgante es ahora un recordatorio del trabajo de todos estos meses.

—De pequeña solías ver las galas hasta tarde, ¿qué le dirías a esa niña ahora que eres reina?

— (Se emociona). Que siga disfrutando, que lo siga viviendo y que no cambie nada de las decisiones que ha tomado durante toda su vida porque todas esas decisiones me han llevado hasta aquí hoy. La perseverancia y el esfuerzo tienen recompensa.

— ¿Qué piensas hacer cuando tengas un momento a solas?

— Me encantaría responder a todos los mensajes que me están mandando y que intento hacer en cada hueco que tengo durante el día, pero tengo ganas de poder ver la gala como la veo todos los años desde mi casa, que la suelo ver repetida. Me apetece ponerme el pijama, sentarme en el sofá y disfrutar de la gala porque por lo que he leído ha sido increíble. Yo la viví desde atrás y fue inolvidable ahora me gustaría verla de principio a fin.