El Rascacio baja el lunes de la cúpula

28/04/2018

El Rascacio que completa la veleta situada en la cúpula del auditorio Alfredo Kraus bajará por primera vez de su púlpito simbólico el próximo lunes. Así lo ha decidido la empresa que se hace cargo de las labores de mantenimiento de la corona de la emblemática instalación cultural.

Las labores de mantenimiento de la parte superior del auditorio están en marcha y se celebran con carácter periódico. Sin embargo, la obra de Juan Bordes será descendida desde las alturas por primera vez desde su colocación en 1997.

El Rascacio ocupa un lugar dominante en el conjunto escultórico que simboliza la armonización de la obra y el mar, un mapa artístico trazado sobre la cartografía de Juan Bordes, artista nacido en Las Palmas de Gran Canaria en 1948 y académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. «El Rascacio, en acero, culebrea desde las profundidades, trepa hacia la veleta remate del edificio con el dinamismo porfiado que lo arrancó del fondo marino», reza el texto que ejerce de biografía de la obra.

El desmontaje de El Rascacio para las labores de mantenimiento es aparatoso. Alrededor de la cúpula se han instalado dos columnas de andamios que facilitan el acceso a los operarios que participan en la operación. A su vez, la imagen exterior es impactante. Ya que se ha tenido que recurrir a los servicios de una grúa de gran tonelaje que es capaz de trabajar hasta los 66 metros de altura para poder manejar bien el proceso.

«La pieza diseñada por Juan Bordes pesa 1.000 kilos»

El Rascacio pesa 1.000 kilos. Y una de las cuestiones que hace más compleja la operación es que se encuentra unido al pararrayos del Alfredo Kraus. El pararrayos, a su vez, permanecerá en su lugar durante el tiempo que se trabaja en las maniobras de mantenimiento y limpieza del pez depuesto, que según los encargados será durante un periodo de tres semanas.

Esta obra se lleva a cabo después de una serie de retrasos e imprevistos. Y se esperará al lunes para descargarlo porque la empresa que se encarga de ello no trabaja durante el fin de semana, a pesar de que todo el operativo ya esté destacado en la zona y haya comenzado los trabajos.

La dirección de obra de esta intervención es asumida por el estudio de arquitectura TDA Arquitectura y Urbanismo 2002 S.L.P., una empresa que ya participó en la construcción del Auditorio ideado por el arquitecto Óscar Tusquets.

Entre otras cuestiones, y dada la complejidad de la operación, la empresa encargada ha contado incluso con la previsión metereológica para marcar sus plazos.