Los trabajos de remodelación del entorno han ido despejando de basura una zona «residual y peligrosa»

El Mirador de Altavista se lava la cara

08/03/2018

El espacio urbano donde el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria proyecta el futuro Mirador de Altavista, en el tránsito ascendente entre el Paseo de Chil y la Iglesia Coreana, muestra los primeros síntomas de embellecimiento de una zona siempre oscura.

Anclado en el corazón de la ciudad, con una panorámica urbana irrepetible, el entorno que crece a espaldas del Monumento a Fernando León y Castillo siempre ha sido una zona conflictiva. Descuidada por gobiernos municipales y sin coto a la suciedad.

Por eso se le está lavando la cara. La zona, considerada por el propio consistorio como un «espacio residual y peligroso», vive los primeros pasos de una transformación encajada en el contexto del mapa de miradores que el tripartito ha publicitado como uno de los grandes proyectos de su mandato.

Un paseo por su entorno ya indica el movimiento. El local de ocio que años atrás acogía a la terraza El Cielo es una explanada escombrera, en el que apenas quedan restos del bar que fue. Dos operarios trabajaban a ritmo pesado en la zona cero de la demolición.

Eso también ha ahuyentado a inquilinos ocasionales, que habían establecido su lugar de residencia donde antes reinaban la música y las copas. Y en otras «casuchas» que también han ido al suelo. Se ha despejado la zona de basura. Restos quedan. Incluso orgánicos, embutidos en látex. Algunas latas y una incuantificable ristra de colillas. Pero nada que ver con tiempos pretéritos en los que las rampas y escaleras del lugar eran un auténtico estercolero.

El trabajo se encuentra en la fase de licitación de la segunda de las tres fases de ejecución del proyecto, tras culminar las obras de la primera que abordaban la urbanización de la calle Echegaray, la caída del muro y la ejecución de otros muros en el lugar.

Se espera que este periodo de licitación concluya en aproximadamente dos meses y las obras estén terminadas en un plazo de entre seis y ocho meses.

«La tercera fase de la renovación de la obra va para largo. Se prevé la instalación de un ascensor y un funicular que una Altavista con el Paseo de Chil»

El proyecto del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria contempla en Altavista tres terrazas-miradores escalonadas; además de una cuarta que será dedicada a la práctica colectiva de diferentes técnicas de relajación o meditación y estará delimitada por un sendero peatonal que hará de nexo con la zona de aparcamiento.

Además, entre los cambios previstos para la zona también se contempla la plantación de árboles, la instalación de iluminación, la recogida de aguas pluviales y la instalación de pérgolas para generar sombra.

Las acciones correspondientes al Mirador de Altavista, en concreto las consignadas en la segunda fase de las obras, parten económicamente de las partidas repartidas por el Gobierno regional dentro del Fondo de Desarrollo de Canarias, y están cifradas en 706.125 euros para su licitación, tal y como recordaba el Ayuntamiento la semana pasada en una nota de prensa. El presupuesto de ejecución material tenían un valor de 593.382 euros.

La tercera fase de la renovación de la obra va para largo. Se prevé la instalación de un ascensor y un funicular que una Altavista con el Paseo de Chil. Pero ese elemento está todavía en fase de estudio técnico y de impacto visual.

  • 1

    ¿Está de acuerdo con la prohibición que impide usar jabón y lejía para limpiar los orines de los perros en Las Palmas de Gran Canaria?

    Si
    No
    Ns / Nc
    Votar Ver Resultados