El emblemático espacio del istmo se defiende del dominio de las grandes superficies

El Mercado del Puerto y la resistencia

13/03/2018

El tradicional mercado de abastos se encuentra en la más antigua encrucijada, la de renovarse a morir. CANARIAS7 testa el estado de estas superficies comerciales en Las Palmas de Gran Canaria partiendo del Mercado del Puerto y las vicisitudes de sus comerciantes para plantar a cara a los nuevos usos y costumbres.

Los comercios del Mercado del Puerto resisten a tres siglos de historia. Esta instalación, pionera y casi única en la ciudad por su conjunto de hierro forjado, levantó por primera vez sus persianas en 1891. Testigo de una ciudad que ya no existe, de transformaciones urbanísticas y sociales, ha mantenido la esencia primigenia de la cadena de consumo. Una forma de entender el negocio que se prolongó durante más de un siglo y que ahora se ve arrinconada.

Explica muy bien este contexto Santiago Ginori, que explota un comercio de quesos y otras viandas desde diciembre del año 2010. «Es muy difícil por el auge de las grandes superficies. No podemos competir. No podemos hacerlo desde los horarios, más adecuados a los tiempos laborales de los clientes. Las aperturas dominicales nos están matando. Y no podemos hacerlo desde los precios. Los proveedores, al despacharles grandes cantidades, les hacen ofertas. Y muchas veces veo en supermercados yogures, que dejé de traerlos, más baratos de lo que los proveedores nos los traen aquí», indica.

Por eso, en tiempos de celeridad y agenda digital, al final una de las bases para competir es mimar la calidad del producto. «Diferenciarse, traer cosas de calidad que no se suelen ver en otros ligares», añade Ginori detrás del mostrador.

Santiago Ginori despachando en su puesto <b>/ Esteban Campillo</b>
Santiago Ginori despachando en su puesto / Esteban Campillo

Ese planteamiento es el que predomina durante un recorrido por el interior del Mercado del Puerto. Los puestos que sobreviven a la entrada de la gastronomía desprenden respeto por el producto.

‘Afterwork’.

En los últimos años el Mercado del Puerto encontró un nuevo pulmón para su presencia en la ciudad con la oferta de restauración que se encuentra tanto en sus entrañas como en sus locales exteriores. El enclave se ha convertido en un punto emblemático del ocio de la ciudad, siempre lleno a reventar cuando se aproxima el fin de semana. Los jueves y viernes cuando llega la tarde, se ha situado como uno de los lugares más frecuentados para quienes aspiran a un tiempo de desconexión tras la jornada laboral. Picar y unas copas. Ese nuevo aspecto, siendo el primero de los mercados de la isla que ha adoptado ese formato, está ofreciendo resultados.

La cantidad de público que se acerca a la oferta gastronómica y de copas del Mercado del Puerto no se relaciona con el comercio de abastos. La diferencia de horas entre ambos sectores imposibilita un tejido común en el lugar.

  • 1

    ¿Le gustan las carrozas que prepara el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria para trasladar a los Reyes Magos en la próxima cabalgata?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados