El Gobierno quiso frenar el parque de Nueva Isleta

24/01/2020

El Área de Urbanismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria desestima la solicitud del Ejecutivo regional y mantiene las obras para edificar una zona común en el barrio, un hecho que se ha topado con la oposición de algunos colectivos vecinales durante el proceso.

La Agencia Canaria de Protección del Medio Natural del Gobierno solicitó al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria que declarara la nulidad de las obras que se están llevando a cabo en Nueva Isleta para la construcción del parque. Una petición que fue resuelta con una negativa por parte del gobierno de la ciudad, que desde el Área de Urbanismo que dirige Javier Doreste respondió que desestimaba el recurso de reposición presentado por el ente autonómico según notifico el pasado día nueve.

La entidad autonómica fundamenta su oposición a la construcción del denominado Espacio Libre en Nueva Isleta, un proyecto del Ayuntamiento que cuenta con una inversión económica 456.356,87 euros, con su proximidad a las instalaciones del colegio Galicia y su linde con la zona militar, por agredir en cierta forma el paisaje natural. Estos hechos no son considerados suficientes por el área de Urbanismo de Las Palmas de Gran Canaria para dar marcha atrás en el proyecto.

De hecho, así lo fundamentó en su primera resolución, anterior a que la Agencia presentará un recurso de reposición. «La determinación en esa superficie de la localización de un Espacio Libre entre la vía de ronda y la urbanización Nueva Isleta con el objeto de favorecer la calidad de vida de dicha urbanización y sirviendo de colchón entre el área residencial y el Parque Militar», argumentan desde el consistorio municipal.

Además, insiste en el hecho de recuperar terreno perteneciente al Ejército para la ciudad, algo que se negocia a su vez en otras ubicaciones del barrio. «La recuperación de un área, actualmente de uso militar, con características de situación privilegiada, para convertirlo en un Parque al objeto de adecuar una amplia oferta lúdico-recreativa con el tratamiento de área de transición entre el suelo edificado y el interior del Paisaje Protegido de La Isleta, con el cual limita», indican.

El Ayuntamiento hace caso omiso al informe

Por último, en el documento en el que se desestima la solicitud de la Agencia Canaria de Protección del Medio Natural también se señala por parte del Ayuntamiento que «en su tramitación haya intervenido o podido intervenir la administración municipal competente, emitiendo su parecer sobre la adecuación de dichas actuaciones a la legalidad urbanística, ya por vía de informe, ya a través de emisión de los actos administrativos autorizatorios u aprobatorios», añadiendo a su vez que «el proyecto o actuación aprobada o autorizada presente el suficiente grado de detalle para que la administración municipal haya podido pronunciarse sobre la adecuación a la legalidad urbanística de su ejecución y emplazamiento».

Oposición vecinal.

Los comienzos de los trabajos en el nuevo parque que se está edificando en Nueva Isleta contaron con una importante carga polémica. El pasado mes de mayo un grupo de vecinos de la zona rebasaron las vallas que perimetraban las obras para mostrar su oposición a la construcción en la zona, por los mismos motivos que el Gobierno de Canarias ha trasladado al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria a través de la Agencia Canaria de Protección del Medio Natural.

Los residentes acusaron al Ayuntamiento de no alcanzar un acuerdo con ellos para consensuar una actuación respetuosa con el entorno, y señalaron que el proyecto previsto por el gobierno de la ciudad iba acabar «destruyendo» la montaña de Nueva Isleta, causando un serio deterioro al paisaje de la zona.