El Confital, la playa que lleva más de mil días cerrada

18/02/2020

La presencia de bacterias obligó en 2017 al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria a precintarla y aún se trabaja en 9 hipótesis sobre el foco de contaminación

Más de mil días. Tres veranos. Han pasado casi tres años desde que la playa de El Confital, en Las Palmas de Gran Canaria, colgara el cartel de cerrada al baño. Durante todo este tiempo ni el área de Salud Pública del Gobierno de Canarias ni el ayuntamiento capitalino han sido capaces de detectar el origen exacto del foco de contaminación para poder trabajar sobre él y que uno de los espacios privilegiados de la ciudad vuelva a abrirse al público. Lo califican de «difuso».

Los vecinos y vecinas de La Isleta, uno de los barrios más populares y reivindicativos de la capital grancanaria, donde se ubica la bahía de El Confital, ya están cansados de que las instituciones les den la espalda y no pongan punto final a este problema. «Al final la gente se sigue bañando igual, esperemos que no pase una desgracia», cuenta una de las vecinas de la zona a este periódico mientras da un paseo por la playa.

Fue en abril de 2017. Era un día soleado de primavera cuando saltaba a los medios de comunicación la noticia: El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria decreta la prohibición del baño en El Confital tras detectar un episodio puntual de contaminación bacteriana en sus aguas. En el análisis realizado solo unos días antes se reflejaba que la bacteria enterococo superaba los límites establecidos. Desde ese momento ha habido días de parámetros normales y anormales, pero aún no existe una respuesta clara de cuándo se levantará la prohibición.

El Confital, la playa que lleva más de mil días cerrada

En varias ocasiones el Ayuntamiento ha comunicado que las aguas de este espacio están la mayor parte del tiempo sin índices de contaminación. Sin embargo, de manera periódica se siguen registrando picos elevados de presencia bacteriológica. El último caso se dio el pasado 21 de enero cuando los análisis del Gobierno de Canarias verificaron la presencia de 480 Unidades Formadoras de Colonias (UFC) de enterococos por cada cien mililitros. Solo seis días después -el 27 de enero- la presencia de esta bacteria disminuía hasta 19 UFC por cada 100 ml.

Juan Manuel Rodríguez, fundador del club deportivo Confite, una plataforma que vela por el cuidado del espacio natural, asegura que el principal problema es el alcantarillado de la zona. “Desde siempre ha habido problemas con los detritos en El Confital, yo hice la mili en el 74 y ya había problemas. Regularmente se recogían muestras de la playa para llevar a cabo los análisis”, recuerda.

El Confital, la playa que lleva más de mil días cerrada

El problema, según cuenta Rodríguez, es que desde que se instaló el sistema de alcantarillado en el barrio de La Isleta en 1920, principalmente en la calle Coronel Rocha dirigiéndose hacia la zona de los muelles, uno de los vértices del barrio, la situación no ha cambiado.

En la actualidad existen viviendas que depuran sus aguas negras a través de pozos negros, un asunto que «tenía que haber solucionado el Ayuntamiento capitalino o Emalsa -la empresa de capitalidad pública y privada que gestiona el agua en la ciudad-», considera. Lea el reportaje completo aquí.