El Ayuntamiento encarga una tasación del palmericidio de la Vega de San José

    Cargando reproductor ...
24/01/2019

La Corporación formalizó este miércoles la denuncia contra la tala de palmeras a hachazos en la Vega de San José mientras inicia los cálculos para hacer una valoración económica de los daños.

J. Darriba / Las Palmas de Gran Canaria

Aunque los operarios de Parques y Jardines han preguntado a los vecinos de la Vega de San José, de momento se ha impuesto una ley del silencio en los bloques de la calle Córdoba, en cuyo interior aparecieron cuatro palmeras taladas a hachazos entre el lunes y el martes. Por este motivo, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha encargado la elaboración de una tasación económica de los daños con el fin de repercutirla en el autor o autores de los hechos.

Los técnicos de Parques y Jardines explican que todavía es pronto para hacer una valoración, si bien teniendo en cuenta los tipos de palmeras afectadas (fueron tres canarias y una washingtonia finalmente) se puede establecer un rango de perjuicio económico que podría oscilar entre los 12.000 y los 30.000 euros, aproximadamente, en el escenario más conservador, según las fuentes consultadas por este periódico. Además, a ello habría que añadir el coste de personal y la maquinaria que ha tenido que emplear el servicio de Parques y Jardines para retirar los restos de las cuatro palmeras caídas en el espacio que hay entre los bloques de la Vega de San José donde se produjeron los hechos.

Iniciar las pesquisas. «Seguimos adelante con la investigación de la autoría de este atentado ambiental», explicó la concejala de Fomento y Servicios Públicos del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Inmaculada Medina, «hemos materializado la denuncia ante la Policía Nacional para que se inicien las pesquisas que puedan llevar a la identificación de los responsables».

La edil aseguró que en la tasación de toda la operación también se incluirá la cuantía de la replantación futura de esos parterres «para pedir la indemnización correspondiente cuando los autores de la tala sean identificados».

La estimación de los costes vienen esencialmente del daño causado a las palmeras canarias (Phoenix canariensis) ya que su precio unitario en el mercado puede rondar los 4.000 euros aproximadamente. En este caso, el cálculo que suele usar la Asociación Española de Parques y Jardines Públicos es el de unos nueve euros por cada cien centímetros de estípite de palmera canaria.

Las plantas afectadas por los actos vandálicos que se produjeron en la Vega de San José eran palmeras canarias de unos cuatro metros de altura, con lo que se estima que llevaban plantadas en la zona unas dos décadas.

Para la palmera washingtonia se estima un precio muy inferior, aproximadamente de dos euros por cada cien centímetros de estípite. Esto arrojaría una valoración cercana a los mil euros aproximadamente.

Las cuatro palmeras que fueron taladas a hachazos estaban sanas y pertenecían a la bolsa de más de 26.000 palmas que tiene la capital grancanaria.

Aunque los operarios de Parques y Jardines han preguntado a los vecinos de la Vega de San José, de momento se ha impuesto una ley del silencio en los bloques de la calle Córdoba, en cuyo interior aparecieron cuatro palmeras taladas a hachazos entre el lunes y el martes. Por este motivo, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha encargado la elaboración de una tasación económica de los daños con el fin de repercutirla en el autor o autores de los hechos.

Los técnicos de Parques y Jardines explican que todavía es pronto para hacer una valoración, si bien teniendo en cuenta los tipos de palmeras afectadas (fueron tres canarias y una washingtonia finalmente) se puede establecer un rango de perjuicio económico que podría oscilar entre los 12.000 y los 30.000 euros, aproximadamente, en el escenario más conservador, según las fuentes consultadas por este periódico. Además, a ello habría que añadir el coste de personal y la maquinaria que ha tenido que emplear el servicio de Parques y Jardines para retirar los restos de las cuatro palmeras caídas en el espacio que hay entre los bloques de la Vega de San José donde se produjeron los hechos.

Iniciar las pesquisas

«Seguimos adelante con la investigación de la autoría de este atentado ambiental», explicó la concejala de Fomento y Servicios Públicos del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Inmaculada Medina, «hemos materializado la denuncia ante la Policía Nacional para que se inicien las pesquisas que puedan llevar a la identificación de los responsables».

La edil aseguró que en la tasación de toda la operación también se incluirá la cuantía de la replantación futura de esos parterres «para pedir la indemnización correspondiente cuando los autores de la tala sean identificados».

La estimación de los costes vienen esencialmente del daño causado a las palmeras canarias (Phoenix canariensis) ya que su precio unitario en el mercado puede rondar los 4.000 euros aproximadamente. En este caso, el cálculo que suele usar la Asociación Española de Parques y Jardines Públicos es el de unos nueve euros por cada cien centímetros de estípite de palmera canaria.

Las plantas afectadas por los actos vandálicos que se produjeron en la Vega de San José eran palmeras canarias de unos cuatro metros de altura, con lo que se estima que llevaban plantadas en la zona unas dos décadas.

Para la palmera washingtonia se estima un precio muy inferior, aproximadamente de dos euros por cada cien centímetros de estípite. Esto arrojaría una valoración cercana a los mil euros aproximadamente.

Las cuatro palmeras que fueron taladas a hachazos estaban sanas y pertenecían a la bolsa de más de 26.000 palmas que tiene la capital grancanaria.

Colaboración ciudadana para identificar a los autores

La concejala de Fomento del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Inmaculada Medina, pidió «la colaboración de la ciudadanía para dar con los responsables de estos actos vandálicos con el fin de que sean puestos a disposición del Cuerpo Nacional de Policía». En su opinión, una ciudad como Las Palmas de Gran Canaria «no se puede permitir este tipo de actos vandálicos en nuestras calles y en nuestras plazas».

  • 1

    ¿Debe multarse a las personas que dan de comer a las palomas en las plazas?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados