Cuando tienes la lluvia dentro de casa

    Cargando reproductor ...
07/04/2019

Dos días después de las lluvias, tres casas de Tenoya aún seguían empapándose. En el caso de la hija de Violeta, el agua sale a borbotones de los enchufes y de un ropero. El Ayuntamiento inspeccionará el problema este lunes

La lluvia siempre dura más en Tenoya. Tres familias de este barrio saben de sobra que, tras una tromba, de sus paredes, de sus roperos y hasta de sus enchufes sale el agua a borbotones, hasta el punto de que alguno de ellos tiene preparado un motor para desaguar. Aunque escampe, ellos tienen que seguir bregando con el agua varios días después.

Son tres casas del Camino de Tenoya las que están afectadas por esta situación. Hasta ellas llegan buena parte de la lluvia de la parte alta del barrio que se encauzan por el callejón Rodadero, una sierpe estrecha de escalones que se estampa contra la puerta de sus viviendas.

La que está en peor situación es la planta baja de la casa de Violeta Rodríguez, porque a ella le salen chorros de las paredes a través de los enchufes y porque los roperos le rezuman. Dos días después de la tromba del miércoles aún tenía el piso mojado.

Allí vive su hija, que ahora está en Lanzarote, pero Violeta sabe desde hace años que cuando llueve con un poco de fuerza, el agua busca hueco a través de su casa. «A las tres y media de la mañana me despertó la lluvia y bajé, estuve media hora sacando el agua pero tuve que dejarlo porque no era capaz», recuerda, «por la mañana, toda la casa estaba llena de agua».

«El agua salía de los enchufes como si fuera una fuente», relata, «vamos a tener que vivir con botas de agua».

Ella dice que el agua da olor por lo que temen que las lluvias estén siendo recogidas por la red de saneamiento, que acaba desbordándose sobre estas casas, con una mezcla de pluviales y residuales.

Sin embargo, otro de los afectados afirma que el agua es limpia. Se trata de Ramón de la Guardia, que ha tenido que hacer catas en el suelo de una de las habitaciones de su casa -que se usa como almacén- para que el agua se filtre hacia el barranco. «Tengo hasta una bomba preparada para sacarla», explica. En la habitación contigua, dos señoras mayores enfermas permanecen en cama junto a una pared que se descascarilla por la humedad, lo que genera un ambiente sofocante.

En medio de ambos está la casa de Domingo Suárez, que ha tenido que dejar de vivir en ella por los problemas de salud de su hija. Tiene la pared exterior abombada, algo que cree que se produce «porque el agua está debajo del piso». Además, uno de los pilares de su habitación está comenzando a rajarse.

Los afectados no saben a ciencia cierta cuál es el origen del problema. Es cierto que el Camino de Tenoya, en el tramo en el que ellos viven, carece de imbornales, por lo que el agua de la lluvia no encuentra salida, pero los vecinos del resto de la calle no sufren este padecimiento.

Para Lorenzo Santana, representante de la federación de asociaciones de vecinos Las Medianías, el problema es la falta de inversión en materia hidráulica por parte del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. «El alcantarillado aquí es de los años 60, pero claro si emplean dinero aquí tienen que dejar de invertir en la MetroGuagua», critica, «dicen que tienen cientos de obras en la ciudad, pero los vecinos de la periferia están siendo castigados». Para él, «lo que prima es la capital y Mesa y López, pero nosotros somos el cuarto trastero de la ciudad, a nosotros solo nos dejan el biodigestor y los atascos».

Promesas incumplidas

Los vecinos se encuentran molestos con el actual grupo de gobierno ya que el alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo, en una visita que hizo al barrio en diciembre, les mostró su interés por analizar el problema. «Me pidió las facturas y las denuncias que he hecho, pero no se ha preocupado», dijo Violeta Rodríguez.

El concejal de Aguas del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Roberto Santana, anunció a este periódico, a través de un portavoz autorizado, que este lunes se desplazará a la zona con un equipo técnico para tratar de localizar el origen del problema en virtud de una prueba de estanqueidad.

  • 1

    ¿Le parece que el muelle de Sanapú, junto al acuario de Las Palmas de Gran Canaria, es el mejor sitio para instalar un astillero de yates de lujo?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados