Con todos ustedes, la chichimurga

    Cargando reproductor ...
19/02/2020

Son doce componentes, once mujeres y un hombre, que tratan de devolver al carnaval la sonrisa y la calle. Aleación de murga y chirigota, nacen como unas kellys irónicas que cantan muy clarito.

Si fueran un cuento, serían aquellas rimas del siglo XIV en las que se contaba la historia de los alegres camaradas de Robin Hood. Porque ellas quieren robar el carnaval del programa oficial y dárselo al pueblo. «Nuestro objetivo es devolver el carnaval a la calle», explican sus componentes. Y que la fiesta transmita su alegría, su ironía y su vivacidad en encuentros pequeños y casi espontáneos. «Ojalá que en los próximos años aparezcan nuevas chirimurgas y no se caiga en el error de llevarlas a un sitio cerrado y de pago porque el carnaval es siempre del pueblo», explican las integrantes de la Chichimurga.

Son once mujeres y un hombre las que dan sabor a este dispar potaje en el que hay gente de Vegueta y de La Isleta, de Arucas y de Arinaga, de Guanartemte y de Lanzarote. Hay abogadas, veterinarias, diseñadoras... Precisamente esta diversidad, la amistad que las ha ido conduciendo a lo largo de la vida y su amor por el carnaval son las que han hecho nacer la chichimurga, un nuevo grupo que ya empieza a imprimir sus letras en el carnaval de los cuentos.

Su nombre es una declaración de intenciones. «Lo de chichi es por la gracia de que casi todas somos mujeres, menos Javi, por las risas», explica Marta Díaz, «así nos diferenciamos también de la chirimurga». Pero hay también un toque feminista y de denuncia social al que no quieren renunciar, pese a que disfrazan la crítica de humor.

Su fábula comenzó hace dos años. Habían ido al CICCA a disfrutar de la presentación de la Chirimurga del Timple y se plantearon salir como grupo. De hecho lo pensaron al año siguiente pero al final se les echó el tiempo encima.

Para este año se plantearon participar como sufragistas -las activistas que consiguieron el derecho a voto para las mujeres hace ya más de un siglo en Gran Bretaña- pero reconocieron que «era muy complicado».

Sin embargo, mantuvieron el empeño de salir con un disfraz que pusiera sobre la mesa la problemática de las trabajadoras y les vino la idea de salir como kellys. Por eso, insertaron los pitos que compraron en Cádiz en estropajos, se pusieron fregonas por pelucas, se colgaron cadenas de baño y sacaron a relucir su ácido sentido del humor con un repertorio que salta del cambio climático al ideal de belleza femenino.

Su primera piedra de toque fue el día del pregón del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria. Actuaron frente al Gabinete Literario y «la acogida fue muy buena, nos sorprendió, de hecho en el grupo de las kellys el vídeo ha tenido más de cien mil reproducciones».

Las letras van surgiendo del ingenio de todas, si bien Yanira Troya y Layla Abokhriss son las que más aportan en este apartado. Su repertorio, que este año se presenta bajo el título Se te ve el plumero, es de una media hora, contando la presentación.

Jalonan sus interpretaciones con canciones populares, como las de Disney, hits y polkas. «Son historias con chistes de un minuto», explican. Salen con una guitarra, timple, cajón y pito, lo que les da un aire a las chirigotas de Cádiz, cuyo carnaval tanto admiran por el sabor popular que desprende.

Llevan meses trabajando en las letras y en la presentación porque aunque tienen todo perfilado desde hace tiempo, siempre se realizan cambios de última hora.

El eco de sus canciones ha traspasado ya las calles donde se celebra el carnaval de Las Palmas de Gran Canaria. La agenda de la Chichimurga para los próximos días incluye actuaciones como la del sábado 22 en el carnaval de día de Gáldar; la del lunes 24 en la asociación de vecinos Las Mesas; y la del martes 25 en el carnaval de día de Santa Catalina.

Llevan meses ensayando en sus casas, en la oficina de alguna componente y en el local de la Chirimurga del Timple en el Manuel Lois.

Yurena Delgado, que en noviembre se mudó a Lanzarote, ha estado recibiendo vídeos de los ensayos para no perder el hilo.