Patrona de la Guardia Civil

Cataluña marca los actos del Pilar

13/10/2017

Los discursos pusieron el acento en el desafío independentista y las críticas a las actuaciones de las fuerzas de seguridad.

Las Palmas de Gran Canaria

La situación política catalana planeó este jueves sobre los actos celebrados por la Guardia Civil en honor a su patrona, la Virgen del Pilar, en la Comandancia de Las Palmas. Un evento marcado por las altas temperaturas en el que recibieron condecoraciones 61 agentes del instituto armado y otros cinco ajenos al cuerpo.

El coronel jefe de la Comandancia, Ricardo Arranz, puso la mirada en la labor de las fuerzas de seguridad que se enfrentan al desafío independentista, remarcando a los «compañeros que están sufriendo un acoso vergonzoso que nos retrotraen a los años más duros del terrorismo de ETA, en el País Vasco». Ha sido, por tanto, «una celebración agridulce», afirmó.

Este año la Benemérita canceló el vino de honor que tradicionalmente realizaba tras los actos de la patrona, en señal de solidaridad con los agentes desplazados en Cataluña. Pero no fue la única de las ausencias. Tampoco acudieron a la cita anual de la Benemérita los miembros del Grupo de Reserva y de Seguridad (GRS) número 8, cuya sede está en La Laguna (Tenerife), debido a que se encuentran actualmente destinados en un puerto en Tarragona. «De momento no se ha destinado a nadie de Canarias, salvo a ellos, pero están alejados», apuntó Arranz.

Sin embargo, el coronel jefe destacó la implicación de los cientos de agentes de toda España que están mandando instancias para que se les comisione a Cataluña. «Aquí ya hemos recibido alrededor de 20», indicó.

Por su parte, el subdelegado del Gobierno, Luis Miguel Molina, remarcó en su discurso que «la Guardia Civil es uno de los grupos que mejor representan la unidad de la España del presente y del futuro». Además, añadió, en referencia a las críticas recientes sobre la actuación de los cuerpos ante el cumplimiento de la ley, que «sin seguridad no hay libertad, ni derechos sociales, ni desarrollo, ni justicia».

A pesar del marcado acento crítico, tanto Molina como Arranz dedicaron en sus intervenciones unas palabras de agradecimiento los ciudadanos que les han hecho llegar sus muestras de apoyo. Tras los respectivos discursos y las condecoraciones, los actos continuaron con el homenaje a los caídos y el tradicional desfile.