Atasco ininterrumpido de 5 horas

Atasco monumental en la fiesta de la bici de la capital

22/09/2019

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha culminado este domingo los actos de la Semana europea de la movilidad provocando un atasco ininterrumpido de más de 5 horas por gran parte de la ciudad y unos 7 kilómetros lineales en su foco principal.

ETIQUETAS:

La situación la ha provocado la decisión del Consistorio capitalino de cerrar el tramo de autovía de la Avenida Marítima que transita por la ciudad en dirección sur, desde antes de las 10 de la mañana y hasta las 14 horas para que circularan en exclusiva bicicletas, coincidiendo con la celebración este domingo del Día mundial sin automóvil.

El tramo cerrado se extendía desde La Isleta, en la zona del Puerto, y llegaba hasta el área centro de Las Palmas de Gran Canaria, haciendo pasar la tradicional salida de la ciudad de 4 o 5 carriles a dos y en varios tramos a uno solo.

Ello provocó un núcleo principal de bloqueo por las únicas calles de salida de la ciudad, desde la calle Juan Rejón a Albareda y León y Castillo, hasta pasado el Parque San Telmo, cerca de la zona comercial abierta de Triana, pero también en muchas otras vías de circulación aledañas.

Los atascos comenzaron antes de las 10.00 horas

Los atascos arrancaron desde antes de las 10 de la mañana, por la anticipación del cierre de calles, y se extendieron hasta el entorno de las 15 horas, siendo más ligeros al principio y al final del tramo horario, coincidiendo con la apertura desde las 14 horas de la autovía, lo que permitió comenzar a disipar la concentración del tráfico.

El enfado era patente a los conductores, incluidos los de guaguas y taxis, también atrapados en el tráfico, pero igualmente lo era en el caso de los peatones, acompañado de cierto asombro por la situación de la circulación en domingo, pues nunca se producen atascos en fin de semana en la capital grancanaria con el tráfico habitual.

"¿Ha ocurrido algún accidente? no, son las bicis"

"¿Ha ocurrido algún accidente?", preguntaba más de un vecino. "No, son las bicis", les respondían. Por su parte, la autovía, despejada casi en su totalidad en dirección sur, veía transcurrir algunos ciclistas habituales así como familias con niños que disfrutaban de las bajadas en los túneles aunque sufrían algo más al subir las cuestas a continuación.

El Ayuntamiento usó también guaguas municipales para bloquear el acceso a la autovía en varios puntos, que dificultaron el tránsito especialmente en la zona de la playa de Las Alcaravaneras, donde los vehículos solo tenían un carril para discurrir.