El trabajo de los buzos en el acuario Poema del Mar

Así es el día a día entre tiburones

26/08/2018

Los profesionales del acuario Poema del Mar alimentan cada día a los escualos del Deep Sea. Algunas especies están entrenadas para que suban a superficie, pero con los grandes tiburones toro, los buzos bajan hasta el fondo del gran océano y se les da el alimento de forma individual

Para que las especies del acuario Poema del Mar estén sanas y luzcan en plenitud, hay un gran equipo de profesionales detrás que trabajan las 24 horas del día en su cuidado y alimentación. En este último aspecto, los expertos dirigidos por Alberto Castellanos, conservador de Poema del Mar, cumplen un riguroso plan en el que cada ejemplar cuenta con una dieta ajustada a sus características.

Una de las actividades más complejas pero a la vez espectaculares es la alimentación de los tiburones que nadan en el Deep Sea, el gran tanque de más de cinco millones y medio de litros de agua salada que emula el Océano Atlántico. En este ecosistema nadan cinco tiburones toro sant tiger, un bull shark, un bulsar, cuatro nodrizas, más de diez cazones y cuatro grises, una gran familia de escualos que hay que dar de comer un a uno de manera diferenciada.

«Llevamos una rutina de alimentación perfectamente estudiada que varía según la especie o el peso de cada ejemplar», explica Castellanos. «Por ejemplo, los tiburones grises comen todos los días y de manera variada entre pescado azul, blanco o potas y lo hacen después de entrenarlos para que suban hasta la superficie», cuenta el conservador mientras Álvaro Albeda –responsable de agua salada fría– les da el alimento desde el borde del tanque. Otros tiburones como los nodrizas vienen a alimentarse a superficie cuando se les llama con un sonajero y comen tres días a la semana, mientras que los cazones se suben solos a una camilla que colocan en el borde del Deep Sea y allí se alimentan según la dieta prescrita.

Pero no todas las especies de escualos suben hasta la superficie para comer. Tanto los espectaculares tiburones toro, como los ejemplares de chuchos negros, las rayas grandes, los peces guitarra o los meros, tienen que ser alimentados por buzos, que descienden hasta el fondo del Deep Sea para darles el sustento.

Cargando reproductor ...
Especialistas.

Se trata de una maniobra que llevan a cabo los diferentes equipos de buzos especializados en estas tareas del acuario Poema del Mar: «Por seguridad, los compañeros que van al agua tienen siempre que tener la espalda cubierta para tener la situación controlada y saber dónde están todos los ejemplares». Castellanos deja claro que «el tiburón nunca identifica al buzo con comida ni tiene el mayor interés en morderles, además de que los tiburones son especies asustadizas y lo primero que les apetece al ver a los buzos es irse lejos», detalla.

Así es el día a día entre tiburones

En esta ocasión, CANARIAS7 acompañó al equipo compuesto por Adriana Sosa, Jaime Moreno e Ian Mateo Mazzucchetti, que bajaron hasta el fondo hasta en tres ocasiones para dar comida a todas las especies ante la atenta mirada de todos los visitantes que se encontraban en ese momento en Poema del Mar y alucinaban con los buzos rodeados de tiburones. El único que no quiso comer fue el gran tiburón toro, un ejemplar de 2,80 metros de largo y 150 kilos de peso, que prefirió seguir nadando por el Deep Sea a pesar de la insistencia de Adriana Sosa en una maniobra espectacular.

Las imágenes muestran diferentes aspectos relativos a la alimentación dentro del Deep Sea. El equipo de buzos, la comida, la imagen desde dentro del tanque con los visitantes en el exterior... Una maniobra perfectamente entrenada.
Las imágenes muestran diferentes aspectos relativos a la alimentación dentro del Deep Sea. El equipo de buzos, la comida, la imagen desde dentro del tanque con los visitantes en el exterior... Una maniobra perfectamente entrenada.
Decenas de curiosos alucinaron.

Decenas de curiosos que estaban en ese momento disfrutando del Poema del Mar, alucinaron cuando vieron a un grupo de tres buzos acompañador por el redactor de este periódico, que bajaron hasta el fondo del Deep Sea para alimentar a todos los tiburones. Adriana Sosa, Ian Mateo Mazzucchetti y Jaime Moreno fueron los valientes que se sumergieron en el gran océano para darles el sustento necesario a escualos, meros, chuchos negros, rayas y demás especies que se acercaron a la llamada de la comida. El gran tiburón toro se hizo esperar y, en plan protagonista, se alimentó cuando los demás acabaron.

A la espera.

Hay especies locales como el tamboril espinoso, la langosta canaria o varios bucios que están protegidos y no pueden ser incluidos en el acuario, pero sus responsables están trabajando en poder traer tiburones angelotes. «Lo hemos solicitado porque tenemos un proyecto con el Elasmocan para estudiarlos y poder trabajar en su conservación. La única manera de recabar datos sobre su manera de comportarse, alimentación, reproducción y demás, es teniéndolos bajo control y por eso nos ofrecimos para ser un banco de ensayo. El proyecto sigue adelante y somos optimistas en que pueda salir adelante», relata Castellanos.

Más de 35 especies.

Más de 35 especies diferentes de agua salada nadan a sus anchas en el Deep Sea del Poema del Mar, un tanque gigante de 5,5 millones de litros de agua que pasa por los filtros de arena cada cuatro horas y cada una y media por los filtros biológicos para que esté en condiciones perfectas. Aparte de tiburones y mantas, hay sargos, meros, samas, lubinas, medregales, pejeverdes... decenas de ejemplares que crean un ecosistema variado. «Hemos querido mostrar un poco de todo, como los dos meros tropicales que pueden llegar a medir dos metros de longitud. Pero estamos trabajando para seguir trayendo nuevos ejemplares», explica Alberto Castellanos.

  • 1

    ¿Le parece oportuno que la Armada exhiba las mayores maniobras del año en la playa de Las Canteras?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados