Alfredo L. Jones se cansa de obras

09/11/2019

Vecinos y empresarios de esta concurrida calle de la zona Puerto denuncian el retraso que registran unos trabajos que dicen arrancaron el 7 de octubre y la mantienen cerrada al tráfico. El Ayuntamiento prevé reabrirla en la jornada de este sábado

Vecinos y empresarios de la calle Alfredo L. Jones denuncian el perjuicio que les causa las obras que comenzaron el 7 de octubre en esta importante vía de la zona Puerto de la capital grancanaria y que un mes después la mantienen cerrada al tráfico. Aseguran que los trabajos se han dilatado por la falta de personal ya que hay muchos días en los que no se ve a ningún operario trabajando y ponen como ejemplo la jornada de este viernes. «Ni han venido», indican.

Los trabajos responden a la nueva línea subterránea que Red Eléctrica viene instalando en toda la ciudad desde el pasado verano y que ha obligado a abrir diferentes calles, aunque los afectados reconocen que carecen de información sobre la intervención. «Dicen que están instalando un cableado para llegar al muelle, pero no sabemos ni para qué es», apunta Agustín López, uno de los ciudadanos que se queja por una actuación que señala «comenzó el 7 de octubre y estaba previsto que se la calle se abriera el 14». Sin embargo lamenta que los días pasen y la vía siga cerrada a la circulación.

«Viene un camión, vienen dos obreros, se marchan los obreros», relata para escenificar la lentitud con la que van los trabajos. Añade que la pasada semana los operarios que había en la zona le comunicaron «que se iban para Madrid» y él critica que la intervención no se haya concluido. «Lo que no puede ser es una obra ahí parada, no hay derecho a esto porque los autónomos hay que pagarlos», indica.

De la misma opinión es Georgina Ronda que además de vecina tiene su medio de vida en esta misma vía, un comercio que regenta y que se encuentra a escasos metros del negocio de su marido. «Esta es una calle totalmente abandonada», afirma mientras contempla el estado de la zanja que permanece abierta por una obra de la que afirma «nadie nos ha dado explicaciones, porque si hubiera venido algún concejal a darnos una explicación, pero nada», comenta.

«Nosotros pagamos impuestos y esto es penoso», añade esta empresaria que confiesa abiertamente que el cierre de la calle a la circulación ha repercutido de forma negativa en las ventas. «Si vendemos podemos pagar pero si no vendemos no», expone. Insiste en que «por aquí no ha venido nadie a explicarnos, el único que ha venido es el cartero con el recibo del IBI», comenta con ironía.

Además, señala que algunos residentes tienen un problema añadido porque cuando en la zona se sitúa uno de los camiones de la obra, «que viene y se para ahí no sé para qué», ellos «no pueden sacar sus coches del garaje». Y son personas, explica, que han de ir hasta Teror para atender sus compromisos laborales y no tienen otra alternativa para desplazarse a ese municipio.

«A mi modo de ver hay un abandono total», manifiesta Agustín López sobre la situación que se vive en una zona tan céntrica de la capital grancanaria para la que exige una pronta respuesta.

Fuente municipales confirmaron a este periódico que los trabajos que se acometen en la calle Alfredo L. Jones pertenecen a Red Eléctrica y anunciaron que la reapertura al tráfico está prevista para este sábado, siempre que las condiciones climatológicas lo permitan.

Motos

Otra de las dificultades que deben afrontar los vecinos de esta calle es el incivismo de que hacen gala algunos motoristas ya que ante la imposibilidad de circular por la calzada, no dudan en hacerlo por las aceras. «Las personas que tienen niños pequeños han de tener cuidado al salir de sus casas por si pasa alguna moto porque los niños salen corriendo», denuncian los residentes.

De igual modo se quejan de un problema viejo, el de los árboles que pueblan los laterales de Alfredo L. Jones y que alcanzan unas dimensiones que se traduce en dificultades para los residentes ya que topan con sus ventanas. Dicen que pertenecen a una especie «demasiado grande para una vía tan estrecha» además de que están repletos «de mosca blanca».

Asimismo ponen como ejemplo del abandono de la calle el hecho de que haya un bolardo en la acera junto al paso de peatones que lleva «más de un año levantado» sin que nadie lo repare.

  • 1

    ¿Le parece que el muelle de Sanapú, junto al acuario de Las Palmas de Gran Canaria, es el mejor sitio para instalar un astillero de yates de lujo?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados