La primera farmacia del sur, en Ingenio y desde 1913

01/01/2019

Un reciente trabajo del archivero municipal apuntala lo que ya avanzaron el cronista oficial y un investigador farmacéutico. Los documentos amplían en casi veinte años la vinculación de este municipio con la historia comercial de este sector en la isla

Un reciente trabajo del archivero municipal de Ingenio confirma que la primera farmacia local y del sur de la isla abrió en 1913. Dos estudios, el realizado por el cronista oficial de Ingenio y el análisis histórico del investigador y farmacéutico Bartolomé Domínguez del Río Boada dedicado a la hemeroteca del médico Vicente Boada González, ya apuntaban la existencia de una oficina de farmacia en 1913 en Ingenio. Pero eran los únicos datos que había y estaban basados en una noticia publicada en prensa.

El desarrollo por parte del Ayuntamiento de Ingenio del proyecto Patrimonio Histórico Farmacéutico de la Villa de Ingenio y la iniciativa de declaración de Interés Institucional de la Colección Museográfica de la Familia Limiñana motivó la solicitud al Departamento de Archivo Municipal de un informe sobre la documentación existente en el fondo histórico municipal referente a la temática y, a su vez, una memoria histórica analizando los datos aportados por dicha documentación.

Fruto del trabajo de inventario y análisis por parte del archivero municipal Emilio José Sánchez Morales se ha obtenido el expediente original de apertura de la Oficina de Farmacia de Faustino Risueño Rivón, datado en 1913, que estaba disperso en las diferentes tipologías documentales que conforman la sección histórica de Farmacias. Así se confirma la ampliación en casi dos décadas de la historia farmacéutica en la que Ingenio es pionero en toda la zona sur de la isla de Gran Canaria, al tener aún en activo la primera farmacia fundada por el farmacéutico Pedro Limiñana en 1932.

Del análisis y estudio se elaboró, por parte del archivero municipal, la Memoria Histórica titulada Antecedente Histórico de las Oficinas de Farmacia en Ingenio: Faustino Risueño Rivón (1913). En esa memoria se analiza la documentación del fondo histórico municipal y, a su vez, se complementa la investigación con datos aportados por los cronistas oficiales de Ingenio y Telde, información de farmacéuticos especialistas en la materia como Bartolomé Domínguez del Río Boada (Gran Canaria) y Cristian Vázquez Bulla (Asturias) y se aporta documentación proveniente de otros archivos como el Archivo Municipal del Ayuntamiento de Gallegos de Argañán (Salamanca) o el Archivo Histórico de la Universidad de Santiago de Compostela, entre otros.

Estudio histórico. En este estudio se confirma la apertura de una farmacia en Ingenio a principios de siglo por parte de un farmacéutico salmantino de 32 años. Faustino Risueño, hijo del farmacéutico Diego Risueño, que ejerció en varias oficinas de farmacia de Gijón, se licenció en 1904 en la Universidad de Santiago de Compostela. Pocos años después se estableció en Ingenio abriendo una farmacia en la calle Nueva.

El 18 de noviembre de 1913 Faustino Rivero presenta en el Ayuntamiento de Ingenio la solicitud de apertura de su farmacia. El 21 de noviembre de 1913 se realiza la visita de inspección a la botica, como requisito previo e indispensable para autorizar su apertura, según exigía la normativa vigente de la época. Una vez practicada la visita de inspección y cotejada la lista petitoria con las drogas, productos y medicamentos, el subdelegado de Farmacia del Partido Judicial de Telde emitió informe favorable, autorizando la apertura de dicha oficina. Señalaba que estaba conforme al cumplirse «los requisitos que se exigen por las Ordenanzas de Farmacia», siendo suficientes, a su juicio, para las necesidades de la población lo mostrado, respaldando la conclusión de dicho informe el médico titular de Ingenio, Manuel Espino Navarro. Quedaba inaugurada de esa forma la nueva oficina de farmacia.

En 1921 quedó establecido por las autoridades superiores los servicios benéficos-sanitarios para un censo oficial de 4.457 habitantes que existían en Ingenio. La asignación para el farmacéutico titular era de 468 pesetas. Dicha partida fue agregada a Telde en aquel momento al carecer de farmacia el municipio en dicha fecha, según señalaba el Boletín Oficial de Canarias. Por ello, se concluye que la oficina de farmacia ubicada en la calle Nueva no estuvo operativa más allá de siete años. Tendríamos que esperar hasta 1932 para que otro farmacéutico, Pedro Limiñana López, inaugurara un 7 de septiembre un nuevo servicio farmacéutico.

  • 1

    ¿Han estado a la altura las administraciones con la gestión del incendio?


    No
    Ns / Nc
    Votar Ver Resultados