La oposición reprocha al tripartito que «desprestigie» los premios del Cabildo

Portavoces de los tres grupos de la oposición en el Cabildo, PP, Unidos-CC y Cs, comparecieron ayer juntos para denunciar el «uso torticero» del reglamento de Honores y Distinciones por el gobierno tripartito de NC, PSOE y Podemos, al que reprocha que haya «soslayado», cuando no «despreciado», las propuestas de candidatos que a esos reconocimientos presentaron particulares, entidades y la propia oposición. «Solo eligieron a los que propusieron ellos, los grupos en el gobierno, lo que trae consigo el desprestigio de estas distinciones». No porque crean que los ya aprobados no sean merecedores del galardón, sino porque, advertía ayer el portavoz del PP, Marco Aurelio Pérez, con esta actitud el gobierno insular ha propiciado que al final algunos de los seleccionados no vaya a salir por unanimidad en el pleno, donde se deberá usar una urna. Ángeles Batista, de Unidos-CC, denuncia «falta de democracia» y «falta de respeto a la institución», y subrayó, pese a las quejas del tripartito, que las propuestas no son secretas. A su juicio, «Gran Canaria se merece algo mucho mejor» y censuró lo que tildó de «actitud caciquil, casi dictatorial». Ruymán Santana, de Cs, dijo que lo que ha hecho el ejecutivo que preside Antonio Morales «es un intento de institucionalización de propuestas partidistas», y le acusó, junto con Pérez y Batista, de «vulnerar el reglamento dando a conocer la lista de distinguidos antes de que el Pleno los votase». Les reprocha además que dejasen plazas vacantes con tal de no aceptar las propuestas de la oposición y anunciaron una iniciativa para modificar el reglamento y propiciar que miembros de la sociedad civil participen en la elección y la haga más objetiva.

Morales entiende «inadmisible» que desvelaran antes las candidaturas

La oposición culpa a Morales de propiciar que por primera vez en la historia estos honores se tengan que votar en urna y que se pueda romper la habitual unanimidad. El presidente, por contra, les reprocha otro hito. «Lo que no había pasado nunca, y ha sucedido en esta ocasión, es que los grupos políticos trasladasen a los medios de comunicación propuestas que tenemos que negociar en el ámbito privado y secreto». Sostuvo ayer que hacerlo pone «en una situación incómoda al propio candidato», pero también «mete presión» al resto de los grupos. Aunque admite que lo mejor hubiera sido llegar a un acuerdo, se mostró tajante: «No podíamos permitir lo que pasó, adelantar las propuestas es inadmisible, no se puede aceptar un uso torticero del reglamento». Cree que los grupos que las hicieron públicas «transgredieron las mínimas normas de respeto al proceso». No le preocupa que al final no haya unanimidad. «Este gobierno tiene mayoría suficiente, lo que me preocupa es que hayan montado esta escandalera haciéndolo público». Y desmintió que dejaran plazas vacantes con tal de no aceptar las de la oposición. «Eso es incierto».