La fiesta anual del vino de Gran Canaria

    Cargando reproductor ...
29/04/2019

El Descorche de Vinos de Gran Canaria presentó la producción de la generosa vendimia de 2018, la más larga que recuerdan los viticultores debido a un climatología atípica y con bajas temperaturas, y que ha permitido elaborar vinos frescos, suaves y con una gran intensidad aromática tanto de blancos como de tintos.

ETIQUETAS:

El acto se convirtió en la fiesta anual del vino, con la participación de 22 bodegas, para descubrir los sabores y aromas de una cosecha que dejó 533.000 kilos de uva, 73.000 más que en 2017, y para rendir un homenaje al vitivinicultor Segundo Martel, de la marca Mogarén, quien fue sorprendido por este reconocimiento, ya que el nombre se había mantenido en secreto hasta esta noche y a quien el presidente del Cabildo, Antonio Morales, reconoció su aportación al sector con la entrega de una placa.

El Descorche de Vinos organizado por el Cabildo y la Denominación de Origen de Gran Canaria permitió dar a conocer el trabajo de los hombres y mujeres que con gran esfuerzo han mantenido esta tradición centenaria, alabó Morales, quien resaltó la excelente calidad de los vinos grancanarios, que junto a otros productos de la tierra son una pieza clave del programa Gran Canaria Me Gusta y que se convertirán en protagonistas de la Ruta del Vino de Gran Canaria.

Y para descubrir todo lo que tiene para ofrecer la nueva añada, Morales, junto al consejero de Soberanía Alimentaria, Miguel Hidalgo, y el presidente de la Denominación de Origen de Gran Canaria, Pedro Suárez, descorcharon las primeras botellas de este año.

El Patio del Cabildo reunió a restauradores, bodegueros, distribuidores y público que no quisieron perderse la oportunidad de degustar la singularidad de los vinos grancanarios de este año, de los que ya se han elaborado 378.000 litros, entre tintos, blancos y rosados, y de los cuales se han embotellado 138.000 litros.

Homenaje

El Cabildo y la Denominación de Origen quisieron agradecer el esfuerzo de Segundo Martel por mantener el patrimonio vitivinícola de Gran Canaria desde 1993, cuando comenzó con la producción de vinos que destinaba en su totalidad a los clientes del restaurante que regentaba, Las Moranas. A partir de 1995, cambió la marca Las Moranas a Mogarén, nombre que mantiene en la actualidad.

Martel, de 66 años e hijo de padres agricultores, fue el primer presidente de la Asociación de Viticultores y Bodegueros de Gran Canaria, creada en 1995, y fue uno de los impulsores de la creación de la Denominación de Origen de Gran Canaria en 2002, que nació con 16 bodegas y con la incorporación de la DO de Monte Lentiscal.

Durante el reconocimiento, se emitió un vídeo que detalló con fotografías antiguas y recortes de prensa la trayectoria de este bodeguero.