La contaminación por emisión de olores será medida y sancionada

11/03/2019

La Viceconsejería de Medio Ambiente somete a información pública el nuevo proyecto de decreto para el control de las emisiones. Como singularidad, se ha incorporado la contaminación por olor, que debido a sus peculiaridades precisa de una concreta metodología de evaluación.

Gabriel Suárez / Maspalomas

El Gobierno de Canarias ha iniciado la incorporación de las directrices europeas a su normativa sobre control de las emisiones contaminantes. La Viceconsejería de Medio Ambiente tiene en información pública el proyecto de decreto de protección de la atmósfera en el archipiélago, que incluye unos valores límite de emisión específicos debido a la insularidad y a su carácter ultraperiférico.

Como singularidad, se ha incorporado en este decreto la contaminación por olor, que debido a sus peculiaridades precisa de una concreta metodología de evaluación. Asimismo y dada la naturaleza de este tipo de contaminación, en la que no siempre se da una correspondencia precisa entre las sustancias emitidas y las repercusiones negativas que produce sobre la salud humana, se establecen referencias en materia de objetivos de calidad del aire por olor, a fin de concretar las obligaciones de prevención y control de las emisiones de aquellos contaminantes que provocan olor.

Las instalaciones generadoras de olor deberán disponer de un registro donde se inscriban todas las quejas por olor recibidas, que será accesible en el caso de que se realice una actuación inspectora.

En función del potencial generador de olor o en el supuesto de tenerse constancia de molestias por olores atribuibles a una instalación, el órgano competente, en este caso la Agencia Canaria de Protección del Medio Natural, podrá exigir, entre otras medidas, la realización de los estudios necesarios para la identificación y cuantificación de las sustancias generadoras de olor, así como la adopción de las medidas preventivas y correctoras adecuadas.

«La entrada de vigor de este decreto puede dar lugar a la presentación de denuncias en cascada sobre numerosas actividades que en la actualidad son generadoras de olores y que por no existir una normativa específica se quedan sin resolver o directamente en el limbo», aseguran los expertos consultados.

Emisiones. Los ejemplos de las actividades generadoras de olores se multiplican a la hora de realizar un catálogo de las mismas. Van desde centros de almacenamiento de productos combustibles hasta plantas de tratamientos de aguas residuales, fábricas de piensos y vaquerías inclusive. «Sin duda, cuando se abra la veda las denuncias al respecto van a llover», afirman.

En el caso de emisiones de materiales pulverulentos y sin perjuicio de lo que establezca la normativa básica, se establece como valor objetivo el de 300 miligramos por metro cuadrado por día de partículas sedimentables, entendido como valor medio del periodo de muestreo.

La metodología para la evaluación de los niveles de emisión de sustancias generadoras de olor se realizará aplicando la cuantificación de la concentración de olor por olfatometría dinámica. Se deberán utilizar las normas vigentes y en su defecto cualquier técnica reconocida internacionalmente.

  • 1

    ¿Le parece suficiente el millón de euros aprobado por el Consejo de Ministros para ayudar a las zonas afectadas por los incendios del verano en Gran Canaria?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados