La Aldea abrirá en Tasarte la oficina de gestión de ayudas

27/02/2020

El supermercado Spar es el comercio más afectado. Algunos residentes en Tasarte desobedecieron la orden de desalojo la noche del sábado

Las Palmas de Gran Canaria

Para evitar el traslado de los afectados hasta la sede de las dependencias municipales, localizadas en el casco, el Ayuntamiento de La Aldea ha decidido abrir en el local social de Tasarte la oficina desde la que tramitará las ayudas económicas para los perjudicados por el incendio forestal.

El alcalde, Tomás Pérez, explicó ayer que los propietarios de las viviendas que han quedado inhabitables han sido realojados en casas de familiares y en casas particulares del barrio alquiladas por el Consistorio, que abonará el alquiler «de momento y luego ya veremos».

Los servicios básicos afectados por el fuego se están restablecimiento. De momento ya se ha repuesto el abasto de agua a domicilio y el de electricidad, comentó, sin que se haya restablecido del todo la cobertura telefónica y de internet.

Los servicios municipales, indicó también el alcalde, trabajan a destajo para reparar estructuras dañadas y las zonas verdes y ajardinadas, entre otras dotaciones tocadas. También los servicios sociales están visitando a las familias afectadas para ofrecer su colaboración.

Será el próximo lunes cuando el primer edil acuda al Cabildo para mantener con técnicos de varias consejerías el primer encuentro de valoración de los daños en viviendas y cultivos. De los primeros ya hay un primer informe de valoración del Consorcio de Emergencias y de los segundos lo está haciendo la Agencia de Extensión Agraria de La Aldea.

Uno de los comercios más afectados de Tasarte fue el supermercado Spar. En el aparcamiento ardieron tres vehículos, que quedaron siniestro total, y en los bajos el fuego dejó inservible las neveras y demás máquinas. Sin frío durante tres días, toda la mercancía almacenada en ellas ha quedado inservible.

La empresa Martínez Cano tiene previsto acudir hoy a retirar toda esa mercancía y el resto de la existente en el supermercado, impregnada del intenso olor a fuego en su interior.