El ruido del aeropuerto supera el límite en 4 núcleos residenciales

09/04/2019

3.300 personas oyen más de 55 decibelios de media diaria. En las urbanizaciones El Oasis y Paraíso (Agüimes), el barrio de Las Puntillas (Ingenio) y Caserío de Ojos de Garza (Telde) el umbral se supera de día y de noche.

ETIQUETAS:

El Aeropuerto de Gran Canaria tiene nuevas servidumbres acústicas, mapa estratégico de ruido y plan de acción para prevenir, reducir y evaluar su impacto sonoro en el territorio del entorno donde el estruendo que producen los aviones excede de 60 decibelios de día y de tarde y los 50 de noche.

El nuevo mapa estratégico de ruido cifra en 3.300 personas la población del entorno del aeropuerto, repartida en 1.100 viviendas, que escucha más de 55 decibelios de media diaria. Oyen de 55 a 60 decibelios 2.000 personas en 700 casas de un área de 9,95 kilómetros cuadrados, sufren de 60 a 65 otros 1.000 vecinos en 300 viviendas situadas en 4,47 kilómetros cuadrados y 300 más padecen entre 65 y 70 decibelios en 100 casas en un área de 2,22 kilómetros cuadrados.

De noche, el ruido del aeropuerto que llega a 1.000 personas que residen en 300 viviendas ubicadas en una superficie de 4,62 kilómetros cuadrados oscila entre 50 y 55 decibelios, mientras otras 300 de un centenar de casas escuchan de 55 a 60 en 2,19 kilómetros cuadrados.

El inventario de zonas de conflicto detecta que el ruido excede en cuatro zonas los criterios de calidad fijados para áreas residenciales, 65 decibelios de día y de tarde y 55 de noche, y para terrenos donde predomine el uso docente o sanitario, 60 de día y de tarde y 50 de noche.

En la urbanización El Oasis, en Agüimes, un suelo urbano residencial, el umbral se sobrepasa de noche y de día, tarde y noche en el suelo urbano sin edificar calificado para equipamiento educativo.

Al sur del aeropuerto, en Ingenio, el nivel de ruido supera los 60 decibelios de día y los 50 de noche en el suelo urbano consolidado de El Burrero reservado asimismo para un equipamiento educativo.

En Ingenio también, al oeste de la cabecera 03L, el ruido que genera el aeródromo sobrepasa los límites de calidad de día y de noche en la zona residencial de Las Puntillas.

El resto de casas expuestas a demasiado ruido, de día y de noche, en zonas con predominio de uso residencial están, en su gran mayoría, en El Caserío de Ojos de Garza, en Telde, al norte de la cabecera 21R, y, en menor medida, en la urbanización Paraíso de Las Rosas, en Agüimes, al sur del aeropuerto.

Las servidumbres acústicas aprobadas por el Ministerio de Fomento con un real decreto que entró en vigor el pasado domingo afectan a cuatro municipios de la isla que deberán adaptar su planeamiento. Son Telde, Agüimes, Ingenio y Santa Lucía de Tirajana.

Estas nuevas servidumbres sustituyen a las huellas de ruido incluidas en el plan director del aeródromo de Gran Canaria que data de septiembre de 2001, hace ya más de 18 años.