El calor se dispara y el viento amaina

12/08/2019

Las condiciones previstas por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) para las próximas horas tienen una parte positiva y otra negativa. Lo bueno es que las intensas rachas de viento, de hasta 80 kilómetros por hora que azotan la isla desde la medianoche del lunes, irán perdiendo fuerza según avancen las horas. De ahí que la Aemet desactivará en la pasada medianoche el aviso amarillo por fuertes vientos.

ETIQUETAS:

Pero lo positivo de la retirada del viento, que mejoraría las condiciones meteorológicas para la lucha contra las llamas, lo contrarresta el aumento de las temperaturas previsto para las próximas horas. Un ascenso que irá a más durante los siguientes días. De momento, el viento este martes se mantendrá con rachas de entre 30 y 40 kilómetros por hora hasta las 08.00 horas, tras una madrugada con rachas que alcanzaron los 60 kilómetros.

Durante las horas centrales el día el viento sostenido se mantendrá en torno a los 30 o 40 kilómetros por hora, según los modelos predictivos. El viento se mantendrá estable y sin grandes rachas de cara a mañana. La meteorología dará una pequeña tregua de 24 horas en las que no se esperan un aumento significativo de las temperaturas máximas. Un descanso que el miércoles toca a su fin. Se espera un ascenso de las máximas en la zona afectada por las llamas de entre dos y tres grados en relación con las máximas previstas para hoy. Esto quiere decir que en Artenara, Tejeda y la zona alta de Gáldar se pueden superar mañana los 30 grados de máxima.

A pesar de que hacer predicciones meteorológicas con más de tres días de adelanto es complicado, los modelos apuntan a la entrada de una masa de aire cálido y seco procedente del continente africano que traerá un aumento considerable de las temperaturas, tanto máximas como mínimas, a partir del jueves. Estas temperaturas serán especialmente altas en zonas del sur, este y oeste de la isla y, sobre todo, en zonas de medianías e interior, es decir en la zona del incendio.

Así, se podrían superar los 36 o 37 grados en Artenara y Tejeda el jueves y el viernes, coincidiendo con el mayor apogeo de la masa de aire cálido. Esta vendría acompañada de calima, de una caída de la humedad relativa por el aire seco y por vientos del este.

De momento, la previsión apunta a que el calor se prolongaría durante todo el viernes, cayendo las máximas ligeramente a partir del sábado. Aún quedan varios días por delante para ver las consecuencias concretas de la entrada de esta masa de aire cálido que, de mantener las máximas por encima de la media prevista para esta época del año, podría catalogarse de la primera ola de calor del año. Un tiempo crucial para que la lucha contra el incendio forestal que afecta a Gran Canaria no reciba un golpe mortal con las peores condiciones meteorológicas posibles.

El calor se dispara y el viento amaina

Últimos embates del viento en la zona del incendio forestal

En el mapa superior, las rachas máximas previstas para las 02.00 horas de la pasada madrugada. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) preveía intensidades puntuales de hasta 70 kilómetros por hora en la amplia zona que abarca el incendio forestal iniciado el pasado sábado. A la izquierda imagen captada por el satélite Sentinel del fuego y el humo saliendo de la isla.

Entrada de una masa de aire cálido y africano

A partir del jueves las máximas experimentarán un ascenso moderado con la entrada de una masa de aire cálido de procedencia sahariana. El aumento de las temperaturas será más notable en zonas de medianías y del interior de las islas, como la afectada por el fuego.

Máximas previstas para mañana

Tras la pequeña tregua de hoy, con unas temperaturas máximas sin grandes cambios, estas experimentarán un ascenso de entre dos y tres grados de cara a mañana. La zona del incendio forestal puede superar los 30 grados en las horas centrales del día.