El Cabildo ya ha multado 16 veces a un cazador siete veces inhabilitado

23/07/2018

Entre 2001 y 2006 Medio Ambiente impuso a D.D.D.D. diez sanciones con un total de 18.506 euros, en 2009 fue inhabilitado en tres ocasiones y multado con 30.000 euros y en 2017 resultó denunciado ante la Fiscalía por desobediencia. La última vez se quiso hacer pasar por morralero

La última infracción impuesta al cazador D.D.D.D. fue por cazar auxiliado de ocho podencos, estando inhabilitado para ello, en el campo de entreno de barranco de Silva, en Telde, hace poco más de un año y consistió en una multa de 9.015,18 euros y la inhabilitación para esta práctica durante ocho años, desde esta temporada hasta la de 2025, ambas inclusive. Pero solo es la punta del iceberg de un largo historial de desobediencia y reiteración porque se trata de la decimosexta vez que es multado y de la sexta en la que resulta inhabilitado para el ejercicio de la cinegética.

Esa última sanción, de hecho, es la cuarta que inhabilita a este cazador por un plazo de ocho años después de las que le fueron impuestas en 2008, 2014 y 2016. En la anterior, acompañada también de una multa de 9.015,18 euros, se le había inhabilitado desde la temporada 2017 hasta la del año 2024 por cazar en cuadrilla, auxiliado de 48 perros podencos, en el entorno de la presa de Siberia, en San Mateo, en septiembre de 2016. En otras tres ocasiones, por una infracción cometida en 2008 y dos en 2009, había sido inhabilitado por periodos de cinco años. En total, D.D.D.D. acumula siete resoluciones de inhabilitación en un periodo de 10 años.

Las inhabilitaciones llegaron a partir del undécimo expediente sancionador resuelto con multa. Porque entre 2001 y 2006, D.D.D.D. sumó hasta diez sanciones dinerarias por infracciones a la normativa de caza y por importes que oscilan entre 300 y 3.000 euros. El saldo de esas diez multas es de 18.506,04 euros. Fue en septiembre de 2008 cuando se le impuso la undécima y se le inhabilitó por primera vez, por un periodo de cinco años.

No había acabado 2008 cuando D.D.D.D. fue multado por decimosegunda vez en siete años y, por primera vez, inhabilitado por cazar estando inhabilitado, por lo que se la impusieron 3.000 euros y ocho años sin licencia. Tal resolución se adoptó, sin embargo, en agosto de 2009, después de que en julio de ese mismo año se le impusieran dos sanciones por importe de 13.500 euros y prohibición de ejercer la cinegética durante un lustro en cada caso. Así, entre el 23 de julio y el 14 de agosto de 2009 este cazador fue inhabilitado en tres ocasiones y sancionado con 30.000 euros.

Vino después un periodo de calma de cinco años hasta que en agosto de 2014 el Cabildo resolvió su decimoquinta sanción, consistente en multa de 9.015,18 euros e inhabilitación por ocho años, advirtiendo entonces al expedientado que incumplir la inhabilitación podría constituir un delito de desobediencia. Por este motivo, el 30 de marzo de 20017 el Cabildo remitió a la Fiscalía Provincial un atestado poniendo en conocimiento que el denunciado estaba cometiendo ese delito.

El acuerdo del Consejo de Gobierno que ratifica su última infracción y desestima su recurso le impone la multa en grado máximo que cabe en este caso teniendo en cuenta que «actúa con intencionalidad y reiteración en su conducta», pues ha sido objeto de 15 sanciones anteriores e incluso ha sido condenado por la autoridad judicial a la pena de cuatro meses de prisión e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo.

La última vez que lo pillaron quiso hacerse pasar por morralero de otro cazador, pero dos agentes de Medio Ambiente y dos guardias civiles que presenciaron los hechos y aportaron fotografías y un plano desmintieron su versión. Estaba cazando, mantuvieron, dado que «mediante gritos y gestos corporales dirigía hasta ocho perros».

  • 1

    ¿Le parece oportuno que la Armada exhiba las mayores maniobras del año en la playa de Las Canteras?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados