El Cabildo discrepa del sistema de control del aire obligatorio en Salto del Negro

28/06/2019

El Consejo de Gobierno pide al Órgano Ambiental que excluya el dióxido de nitrógeno y las dioxinas y furanos de las sustancias a medir. Rechaza establecer medidas preventivas por el cambio climático.

El Consejo de Gobierno Insular ha presentado al Órgano Ambiental de Gran Canaria un escrito de discrepancias a la declaración de impacto condicionada que aprobó para ampliar la vida útil de las instalaciones de tratamiento de residuos de Salto del Negro abriendo cuatro nuevos vasos de vertido que duplicarán su capacidad máxima actual, que pasará de 2,24 a 4,74 millones de metros cúbicos.

Siguiendo un informe del Servicio de Residuos de la Consejería de Medio Ambiente, el Consejo de Gobierno ha reclamado al Órgano Ambiental que redacte de otro modo el condicionante de la declaración que obliga a implantar en Salto del Negro un sistema de evaluación de la calidad del aire midiendo los niveles de inmisión de los contaminantes atmosféricos.

La redacción que propone el Gobierno insular elimina la previsión de hacer esas mediciones «en continuo», expresión que desaparece, a la vez que al final del condicionante añade que el objeto de las mediciones es conocer los valores de inmisión asociados a las actividades del complejo situado en la capital «de manera anual».

El texto que el Consejo de Gobierno defiende para este condicionante, el número 8, recorta la lista de las sustancias contaminantes cuyos niveles de inmisión deben medirse en Salto del Negro, limitándola a cuatro, en concreto el material particulado, el ácido sulfhídrico (H2S), los compuestos orgánicos volátiles y el metano (CH4).

Sin embargo, el acuerdo aprobado por el Órgano Ambiental, formado con cinco profesionales presididos por la arquitecta Flora Pescador, extiende el listado de contaminantes atmosféricos que deben medirse a «al menos» esas sustancias y el dióxido de nitrógeno (NO2), obligando también a identificar los compuestos orgánicos volátiles.

La redacción aprobada obliga asimismo a «realizar campañas de mediciones de dioxinas y furanos», un entrecomillado que no aparece en la propuesta aprobada por el Consejo de Gobierno del 17 de junio.

«Motivadamente». El acuerdo del Consejo de Gobierno acaba solicitando al Órgano Ambiental que, «en el supuesto de que haga caso omiso» de estas discrepancias, «justifique motivadamente su desestimación».