El Cabildo da por estabilizado el incendio en Inagua

25/02/2020

«El trabajo por aire y tierra ha sido intenso, pero ha dado su fruto». El Cabildo de Gran Canaria anunció en torno a las 20.00 horas de este martes que el incendio desatado el sábado en el barranco está estabilizado. «Quedan tocones y humos y no se bajará la guardia. Quedará personal de vigilancia toda la noche», aclara un mensaje en la red social de Twitter.

El Cabildo de Gran Canaria ha declarado estabilizado el incendio que se declaró este sábado en las cercanías de la localidad de Tasarte y que ha quemado alrededor de 1.000 hectáreas de terreno, tras una jornada en la que ya no se observan llamas en la zona afectada.

Este cambio relevante en la situación del incendio se ha producido en el primer día en el que los hidroaviones y los helicópteros forestales han podido trabajar a pleno rendimiento contra el fuego, una vez que se ha retirado la calima que durante días les impedía volar sobre el área afectada, por falta de visibilidad.

Mientras tanto, en tierra, han seguido combatiendo el incendio efectivos de los equipos del Cabildo de Gran Canaria, la Unidad Militar de Emergencias y otros servicios de emergencia.

"Quedan tocones y humos y no se bajará la guardia. Quedará personal de vigilancia toda la noche", anuncia la corporación en su cuenta oficial de Twitter.

Al quedar estabilizado el incendio, el Cabildo de Gran Canaria reabre las zonas acampada de Corral de los Juncos, Bailico, Altos del pozo y Llanos del Salado y Morro de Santiago y las zona recreativas de San José del Alamo, Santa Cristina y Llanos de la Pez.

Mañana, miércoles, volverán a estar disponibles para el uso de los ciudadanos todas las demás áreas recreativas y de acampada, salvo la de la Presa de las Niñas, debido a que la carretera que le da acceso debe estar despejada para atender cualquier incidencia

Este incendio ha afectado a una de las zonas naturales más valiosas de Gran Canaria, la Reserva Natural de Inagua, pero todos los indicios apuntan a que ha entrado en esa zona en forma de fuego de superficie, ocasionando menos daños de los que se temían.