El Cabildo amplía el foco para las cabras

17/11/2019

Las apañadas han reducido la presencia de ungulados en Guguy, pero no los han erradicado. Los últimos datos apuntan a un ligero aumento y los técnicos lo achacan a la llegada de ganado guanil de otros 5 espacios protegidos del entorno. Para atajarlo, Medio Ambiente encarga un censo de las cabras en esos parajes.

G. florido / las palmas de gran canaria

El gobierno insular que preside Antonio Morales mantiene su apuesta por la apañada como método de captura de las cabras asilvestradas en Guguy, pero los últimos datos, que apuntan a una ligera pérdida de eficacia de este método tradicional, llevan a la institución a intentar perfeccionarlo. Dado que hay indicios que permiten deducir que están llegando a Guguy ungulados procedentes de otros parajes cercanos, el Cabildo ha decidido encargar un censo de todo el ganado guanil presente al menos en los espacios protegidos del entorno.

El número de esas cabras en Guguy, esas que no tienen dueño y que pastan a sus anchas por esos parajes protegidos, ha bajado de forma sensible y ha sido gracias a las apañadas, según los informes técnicos que maneja el Cabildo. Desde octubre de 2017 hasta mediados de 2019, hasta mayo, se han capturado gracias a este método 248 cabras asilvestradas. Pero conforme se reduce el número de animales sueltos, se complica su captura. Sin ir más lejos, en los últimos meses la tendencia se ha invertido y se ha producido un aumento de este ganado asilvestrado. De los 77 que se estimaba que quedaban en febrero de 2019, pasaron en junio a 95 y a un cálculo de entre 150 y 160 para estos meses,

¿A qué se debe? El equipo técnico insular cree que ese incremento se explica por la llegada de cabras salvajes procedentes de otros lugares. Puede que, por ejemplo, huyendo del fuego este verano. Por eso, y ante la necesidad de ampliar el foco de la mirada, el gobierno insular ha diseñado una nueva estrategia que permita afinar la eficacia de las apañadas. Y con ese objetivo, la consejera de Medio Ambiente, Inés Jiménez, ha encargado un censo de las cabras que campan por los espacios naturales protegidos de ese entorno, es decir, por Tauro, Inagua, Pilancones, Roque Nublo y Tamadaba.

primeros meses de 2020. Solo así entienden que van a tener una dimensión real del problema y del número de animales asilvestrados al que deberán hacer frente. El director insular de Medio Ambiente, Manuel Amador, informa de que han solicitado presupuesto a tres empresas en Gran Canaria especializadas en este tipo de censos de animales y calcula que, una vez adjudicado el contrato, los trabajos no habrán de prolongarse más allá de tres o cuatro meses, de tal manera que ya en el primer semestre de 2020 el Cabildo podrá disponer de un mapa real del impacto de la cabra guanil en los parajes protegidos de la mitad oeste de la isla.

A partir de ahí, añade, los técnicos se pondrán a la tarea para tratar de afinar la puntería con las apañadas, a las que se suman otros métodos complementarios como la contratación de cuadrillas profesionales para la instalación de vallados y trampas en lugares estratégicos o directamente el encargo de las capturas también mediante trampas a una empresa especializada. Lo de afinar la puntería no es casual. Viene al caso por la polémica montada hace más de dos años, cuando el Cabildo aún recurría a las batidas de cabras a tiros, un método de captura que, según subraya Amador, sigue estando descartado por la institución insular.

  • 1

    ¿Los desvíos de tráfico por El Sebadal y el Acuario acabarán con los atascos en la salida del Puerto de La Luz?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados