Doce alumnos de todo el país excavan en la historia de Canarias

20/07/2019

Esta semana ha comenzado el quinto campus de la Cueva Pintada. En él se reúnen doce alumnos de hasta siete universidades diferentes. Vivirán de cerca lo que es trabajar en una de las investigaciones arqueológicas más importantes del archipiélago. Tendrá una duración de dos semanas

Una docena de alumnos pasan sus días trabajando y aprendiendo en la milenaria Cueva Pintada de Gáldar. Es una gran oportunidad para los jóvenes historiadores, arqueólogos e incluso arquitectos y biólogos que estarán investigando uno de los yacimientos prehispánicos más importantes de Canarias.

Se trata del quinto campus de arqueología sobre las cuevas de Agaldar. Desde 2015 se ofrece un número determinado de plazas abiertas para las diferentes universidades del país, donde los alumnos pueden solicitar participar en la actividad, para la que este año se han reservado dos semanas de duración. Los aprendices que están aquí desde el lunes 15 de julio proceden de universidades de Madrid, Castilla-La Mancha, Valencia, Barcelona, Navarra, La Laguna y Las Palmas de Gran Canaria. No han podido acceder todos los candidatos de la prelista, por lo que se han decantado por los alumnos a partir de su historial académico, curriculum, cartas de motivación y el género, para intentar que estén equilibrados.

Carmen Gloria Rodríguez, directora del museo y parque arqueológico, aclara que «tan importante es excavar sobre las estructuras, como el trabajo de laboratorio». Pero no todo es práctica. Las tardes completan su formación mediante unos seminarios, donde conocen los restos que se han conservado bajo el polvo y la gravilla de este lugar, pues en su mayoría son jóvenes que no dominan de lleno la cultura canaria, algo que en parte a los chicos y chicas de fuera del archipiélago les ha motivado para venir.

Tienen profesores que les instruyen sobre la conservación del espacio y sobre las piezas de fauna animal, malacofauna (tiene que ver con especies del mundo marino como las conchas o lapas), la ictiofauna (restos de peces), en la industria lítica (piedras talladas o pulidas por los pobladores), la cerámica, etc.

También necesitan saber para su clasificación cómo detectar si un fragmento de cualquier tipo es anterior a la llegada de los españoles a la isla o si es tras la conquista, ya que la vida en estas cuevas tienen un periodo temporal continuo muy amplio que va desde el siglo VII hasta el siglo XVI, aunque se piensa que hubo una pausa o abandono durante los siglos XI y XII.

Como conocimientos extra, todos los años el campus suele contar con colaboradores que imparten lecciones que se acercan mucho a este mundo. Por ello este año recibirán a Juan Torrejón, especialista en la recreación virtual de espacios arqueológicos.

Para desconectar brevemente de Agaldar, harán excursiones al Cenobio de Valerón y a Artenara para conocer el Centro de Interpretación del Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria, tras el reciente nombramiento como Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco.

  • 1

    ¿Cree que Tamadaba volverá a ser igual tras el incendio?


    No
    Ns / Nc
    Votar Ver Resultados