Cuenta atrás para reabrir la casa del mirador del Pico de Bandama

13/06/2018

El acceso a la cima estará cerrado al tráfico durante 45 días y el Cabildo baraja reconvertir el punto de información turística, cerrado desde enero de 2016, en el centro de interpretación del Monumento Natural. Las obras de seguridad y accesibilidad tienen un plazo estimado de 4 meses

La casa mirador situada en el Pico de Bandama, uno de los enclaves turísticos más visitados de la isla, se reabrirá al público dentro de cuatro meses si las obras de seguridad y accesibilidad que el Patronato de Turismo acaba de comenzar en la cima en la que se asienten cumplen el plazo pactado.

Cerrada definitivamente al público desde febrero de 2018, debido a sucesivos desprendimientos en las laderas, este Punto de Información Turística de la red insular del Patronato recibía la visita de 200.000 personas al año, estimándose en otras 100.000 las que acudían al mirador sin entrar en la casa neocanaria.

Los trabajos obligan al cierre a los vehículos de la carretera de acceso al Pico de Bandama durante un periodo de 45 días -en el que los peatones podrán seguir subiendo y bajando-, una decisión aconsejada por los técnicos del área de Obras Públicas dada la estrechez de la vía y las dificultades de giro para guaguas y coches una vez alcanzada la cima del mirador.

En la inauguración de la obra, que tiene un presupuesto de 68.845 euros, la consejera insular de Turismo, Inés Jiménez, achacó su retraso al «entramado administrativo muy complejo» seguido por un proyecto que afecta a varias consejerías del Cabildo, al Gobierno canario, al Estado (que cedió el uso de la propiedad) y al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria porque el pico está situado dentro de los límites de la capital.

Así, tras recibir los informes positivos del Servicio de Medio Ambiente y la autorización del Servicio de Obras Públicas, el departamento de Calificación Territorial del Cabildo resolvió favorablemente el expediente del proyecto en agosto de 2017, aunque no fue hasta abril de este año cuando el Patronato adjudicó el contrato a la empresa Reidan Canarias S.L.

También criticó que la rehabilitación de la casa mirador realizada antes de su reapertura en el segundo trimestre de 2015, después de permanecer cerrada e inoperativa durante décadas, no tuviera en cuenta la necesidad de reforzar la cima sobre la que asienta.

Inés Jiménez explicó que la obra incluye la construcción de un nuevo muro de contención de casi 8 metros de longitud para dar estabilidad a la ladera de la cima que se ha ido desprendiendo, la eliminación de las barreras arquitectónicas de acceso a la casa mirador y la conexión peatonal del búnker que se esconde debajo, y que también volverá a ser visitable, con la plaza en la que se levanta el inmueble proyectado por el arquitecto Fermín Suárez Valido.

Los trabajos se dividen en varias fases en las que se usarán materiales similares a los del entorno y a la vegetación propia. En la primera, la actual, se hará desbroce y limpieza de toda la superficie erosionada, así como de toda la vegetación que provoca el deslizamiento de los bloques de terreno, para seguir con la ejecución de un muro escalonado en tres tramos que los contenga.

Por su parte, el consejero de Medio Ambiente, Miguel Ángel Rodríguez, deslizó que el Gobierno insular está estudiando la posibilidad de reconvertir esta dotación en un centro de interpretación de la Caldera de Bandama, espacio natural protegido con la categoría de Monumento Natural, con lo que dejaría de ser utilizada como punto de información turística.

La propuesta forma parte de las ideas barajadas en la comisión que varias consejerías del Cabildo celebran mensualmente para elaborar un plan integral de gestión de este paraje natural.