Crean un cortafuegos para que las llamas no avancen

24/02/2020

El grueso del operativo que trabajará esta noche para combatir el incendio que afecta al noroeste de Gran Canaria desde el pasado sábado se centrará en crear un cortafuego en una pista forestal de la Reserva Natural Integral de Inagua para evitar que siga avanzando por el este hacia su interior.

El presidente del Cabildo, Antonio Morales, junto a técnicos y consejeros de la corporación han informado en una rueda de prensa, la noche de este lunes, de que este flanco donde se prepara el cortafuegos es el que más preocupa, si bien ha señalado que se trataba de un frente de dos o tres kilómetros y ya se ha conseguido reducir a uno.

El jefe del servicio técnico de Medio Ambiente del Cabildo, Luis Fernando Arencibia, ha incidido en la importancia de atajar ese frente por el se esperará este martes el fuego, ya que conforme a la previsión meteorológica el viento cambiará a noroeste por la entrada del alisio y hará subir el fuego hacia la cordillera de Inagua.

En estos momentos, el fuego baja hacia la costa, en dirección a las presas de La Aldea de San Nicolás y afecta a pinar pero en superficie debido a que el viento es del sureste, pero quedan "muchos kilómetros" para que pueda penetrar en el barranco de La Aldea y dada la evolución prevista no creen que esa situación se de, según Arencibia.

Crean un cortafuegos para que las llamas no avancen

El barranco es zona que contiene mucho cañaveral y complicaría su extinción, ha advertido el técnico, quien ha insistido en que la previsión meteorológica no apunta hacia esa deriva del fuego, sino hacia el Aula de la Naturaleza de Inagua y el municipio de Mogán, zona de la reserva natural que resultó afectada en el gran incendio de 2007.

Este flanco es el que permanece activo del incendio que comenzó el pasado sábado en la zona de Tasarte, en el municipio de La Aldea de San Nicolas, y que obligó a evacuar a los vecinos del citado barrio, así como a los de Tasartico, el Hoyo y Tocodoman, si bien todos ellos, unas 500 personas, ya han podido regresar a sus casas a lo largo de este lunes.

Morales ha indicado que este martes se sumarán a los 150 efectivos que trabajan a pie de fuego los medios aéreos que aún no han podido operar por el episodio de calima y vientos fuertes que ha afectado al archipiélago durante el fin de semana y del que no se recordaba uno igual desde hace más de 30 o 40 años, según el responsable territorial para Canarias de la Agencia Estatal de Meteorología, Jegús Agüera.

Tres helicópteros está previsto que actúen desde el aire mañana, así como los dos hidroaviones que han podido llegar la noche de este lunes a Gran Canaria. De esos tres helicópteros, dos aún no han podido volar a la isla y lo harán mañana desde La Palma, El Hierro o La Gomera, según ha explicado Morales, quien ha dicho que en caso necesario también se podrá disponer de uno de emergencias con base en Gran Canaria si no está en operativo para sus otros cometidos.

La disminución de la calima, el cambio en la dirección del viento y el aumento de la humedad relativa del aire, así como el hecho de poder contar con esos cinco medios aéreos permitirán disponer de mejores medios para luchar contra el fuego, ha subrayado Morales.

Crean un cortafuegos para que las llamas no avancen

En cuanto a los daños causados por el incendio, el presidente del Cabildo ha detallado que cinco viviendas de Tasarte han quedado inhabitables y que una de ellas se encuentra en el barranco, así como que sus inquilinos han sido alojados en residencias y casas de la zona.

Además, ha comentado que una dotación de emergencias de la corporación insular permanece en Tasarte para posible auxilio de los vecinos.

Así mismo, ha señalado que otras tres viviendas, también de Tasarte, han sufrido daños pero pueden ser habitables. El Cabildo de Gran Canaria tiene previsto celebrar el próximo lunes una reunión con el alcalde de La Aldea de San Nicolás, Tomás Pérez, para evaluar los daños provocados por el incendio.