Ayer y hoy del esplendor de Guía

10/11/2019

La asociación cultural Guía Se Respeta defiende la restauración y conservación de la Casa del Conde o grupo de viviendas de los Sánchez-Ochando, de las que solo se conservan dos y en mal estado.

p.v.s. / guía

La asociación cultural Guía Se Respeta ha lanzado una campaña en defensa del patrimonio urbanístico del municipio de Santa María de Guía, poniendo en este caso el acento en el estado actual de la conocida como Casa del Conde o grupo de viviendas de los Sánchez-Ochando. En base a un estudio realizado por el historiador José Fernando Moreno Molina, encargado en su día del proyecto de la declaración del casco histórico de Santa María de Guía como Bien de Interés Cultural, Guía Se Respeta lanza un llamamiento sobre las posibilidades de mejora de un entorno urbanístico único que debería, además de ser potenciado por las correspondientes administraciones públicas, restaurado y conservado para disfrute de la ciudadanía actual y de las generaciones venideras.

El experto en historia del arte José Fernando Moreno Molina entiende que hay que «contribuir a dar a conocer el interesante valor patrimonial del conjunto histórico de Guía de Gran Canaria, aunque, lamentablemente, y por razones éticas», también hay que «denunciar y exponer la situación actual de este, que en buena medida es consecuencia de los avatares socio-económicos de la población, pero también de la larga incuria causada por los organismos públicos que, por ley, deberían ocuparse de su conservación».

Y es que, «con bastante frecuencia pasamos ante vestigios del pasado que, por desconocimiento propio, no valoramos como deberíamos, y es precisamente esa falta de conocimiento colectivo la causante de que tales testigos de otras épocas vayan desapareciendo», algo que precisamente quiere evitar Guía Se Respeta. Y esta reflexión, apunta el historiador, es aplicable a la zona baja del conjunto histórico de la ciudad de Guía.

Así pues, las casas de los Sánchez-Ochando, en Guía, constituyeron un grupo del que «ahora solamente se conservan dos, y ambas en lamentable estado de conservación, situadas entre la calle Cuartel (cambiada de nombre recientemente) y la calle de La Cruz, actualmente Marqués de Muni».

Sus orígenes se remontan al año 1600, en un terreno propiedad de la acomodada familia Alonso Riverol, que dos siglos después habría pasado a la familia Sánchez-Ochando. «A lo largo del tiempo, por herencias, irían pasando a distintas manos. Una parte de ellas pasa a ser propiedad de Juan del Castillo Westherling, hijo de quien era entonces Conde de la Vega Grande de Guadalupe. Por ello, el conjunto es conocido como Casa Condal», apunta José Fernando Moreno Molina.

Los dos inmuebles, que representan dos modelos de casas señoriales de distintos momentos, «merecen al menos que sean conocidos y destacados en el conjunto histórico de la ciudad de Guía; a ello se uniría que fueron habitadas por descendientes de personas procedentes de distintos lugares; así lo demuestran los variados apellidos de sus antiguos moradores: Vetancourt, Riverol, Merino, Falcón, Aríñez, Bilbao...».

De «rico valor testimonial», este grupo de viviendas de los Sánchez-Ochando, también llamado Casa Condal, hoy día no presenta su mejor estampa.