Arranca el segundo mandato de Morales

22/06/2019

El candidato de NC al Cabildo toma posesión como presidente convencido de cerrar la semana que viene el pacto con el PSOE y Podemos. La sombra del pacto regional sobrevuela sobre la corporación insular elegida el 26M y constituida ayer

Antonio Morales tomó ayer posesión como presidente del Cabildo por segunda vez consecutiva con la intención de convertirse en el primero que desde los años 80 del siglo pasado consiga completar dos mandato seguidos. Aceptó el cargo como primero de la lista más votada, la de NC, con el compromiso del PSOE de firmar un pacto de progreso en los próximos días y con la intención de sumar a Podemos en el Gobierno insular para reeditar el tripartito que en junio de 2015 asumió las riendas de esta corporación.

«Los resultados de las elecciones debemos interpretarlos como una aprobación mayoritaria de un gobierno estable, centrado en la transformación de nuestra sociedad y defensor de los intereses y los derechos de Gran Canaria. El gobierno que hoy se forja nace de esa voluntad popular que en más de un 60% ha votado opciones de izquierda progresistas», sostuvo en su discurso de investidura.

Tal deseo no se ha concretado todavía, aunque la posibilidad matemática de que una moción de censura secundada por PSOE, PP y Ciudadanos le arrebate el bastón de mando se ha disipado.

Antonio Morales inicia el segundo mandato sin poder firmar los decretos de delegación de competencias a los consejeros, de composición del Consejo de Gobierno Insular y de nombramiento de los órganos de gobierno porque NC y PSOE no han cerrado todavía el reparto de consejerías. Las negociaciones se retomarán el próximo martes y las diferencias se reducen a quién se queda Hacienda y a un cambio de departamento.

En su discurso de investidura, el presidente hizo referencia al pacto de izquierdas cerrado en el Gobierno de Canarias resaltando que en las islas «se ha abierto una etapa de cambio, de esperanza e ilusión que ya inauguramos en este cabildo en el mandato pasado y que en adelante queremos proseguir». Al respecto, comentó que «deseamos abrir un tiempo nuevo de relación con el Gobierno de Canarias que se constituya en los próximos días. Gran Canaria merece un trato equilibrado y respetuoso porque es la ciudadanía la beneficiada o la perjudicada», señaló también.

La interpretación del himno de la isla que siguió al discurso de Morales cerró la sesión de constitución de la corporación que fue elegida el 26M, integrada por 8 consejeros de NC y 8 del PSOE, 6 del PP, 3 de CC-Unidos, 2 de Podemos y 2 de Ciudadanos. Solo el partido naranja entra por primera vez.

Los portavoces de todas las formaciones intervinieron antes que el presidente, por orden de menor a mayor número de actas, sin que sus discursos arrojaran sombra alguna de duda sobre quiénes estarán en el Gobierno insular y quiénes en la oposición. PP, CC-Unidos y Ciudadanos evidenciaron que les ha tocado el segundo papel.

De los 29 cargos que ayer prometieron o juraron cumplir fielmente las obligaciones de consejero con lealtad al rey y cumplir la Constitución y el Estatuto de Autonomía, 11 repiten respecto a la corporación anterior, 4 vuelven a la Casa Palacio y un total de 13 son las mujeres que se sentarán en los plenos más paritarios de los 106 años de historia del Cabildo.

Solo dos se salieron del guión en el juramento. Fueron las dos consejeras de Podemos. Su portavoz, Conchi Monzón, agregó al texto de lectura oficial su compromiso de «trabajar por la transparencia, la defensa de los servicios públicos y los derechos humanos», mientras que Sara Ramírez, la número 2 de la lista, prometió lealtad al rey «por imperativo legal».

Aupado.

Finalizada la sesión de constitución, se celebró un cóctel en el patio interior del Cabildo. Al acercase a saludar a los invitados y al público que siguió el acto desde la calle, el presidente fue vitoreado y aupado a hombros por un grupo de vecinos de Agüimes.