Agentes con capacidad de sanción vigilan las dunas de Maspalomas

    Cargando reproductor ...
21/05/2020

Medio Ambiente del Cabildo y Policía Local de San Bartolomé de Tirajana evitarán el tránsito fuera de los senderos habilitados. Y una cuadrilla de 7 trabajadores mimará este icono de la isla.

Las dunas de Maspalomas están protegidas desde ayer por cuatro agentes de Medio Ambiente del Cabildo y dos policías locales de San Bartolomé de Tirajana, todos con capacidad sancionadora, a los que se sumará un equipo de siete personas que mimarán constantemente este enclave. El objetivo es que el público transite únicamente por los lugares previstos para ello y así sea compatible el disfrute con la protección de un icono paisajístico de la isla que ha recuperado con el confinamiento su aspecto virgen de hace medio siglo.

Así lo anunció el presidente del Cabildo, Antonio Morales, junto a la alcaldesa del municipio sureño, Concepción Narváez, ya que las dos instituciones han sumado sus esfuerzos para proteger esta «joya» de Gran Canaria.

El inspector de los agentes de Medio Ambiente, Juan Carlos Santana, explicó que esta nueva etapa comenzará con una fase de formación e información y mostró su satisfacción porque el cuerpo de agentes contribuya a proteger las dunas.

La cuantía de las sanciones variará dependiendo de si las infracciones cometidas son leves o graves, oscilando entre 150 y 600 euros las más usuales, si bien ante atentados que puedan calificarse como extracción de áridos pueden llegar a 600.000 euros.

Esta semana se establecerá el protocolo de actuación y coordinación con la pareja de policías locales que el Ayuntamiento pone a disposición del operativo para preservar un espacio de 400 hectáreas.

Proyecto Masdunas

El confinamiento por el coronavirus no solo ha devuelto a las dunas su idílico aspecto de hace 50 años, sino que ha acelerado los resultados del proyecto pionero en el mundo Masdunas, que ha llamado la atención de la comunidad científica internacional al recuperar 40.000 toneladas de arena antes de que se perdieran en el mar, por la Punta de La Bajeta, para darles una segunda vida formando nuevas dunas.

Hace varias décadas las dunas llegaban a 70 metros del mar y hace unos años estaban a 200. Las nuevas se están formando a partir de la colocación de estas toneladas en el inicio del circuito que forma el viento con la arena y con la repoblación de balancones para atraparla. A este plan, la naturaleza sumó una sorpresa, y es que la arena extraída de la Punta de La Bajeta fue repuesta por la dinámica de la marea, ya que al subir llevaba arena a las zanjas y al bajar la dejaba en ellas hasta que acabó rellenando el espacio.

La extracción de 15.000 ejemplares de tilapia de Mozambique, una especie exótica invasora, de la Charca de Maspalomas es otra de las acciones de Masdunas.