El cólico de los bebés lactantes ya tiene tratamiento en la Isla

12/08/2017

El cólico que afecta a los lactantes y vuelve locos a los padres de desesperación al verles llorar sin parar ya tiene tratamiento en la Isla. La quiromasajista Piedad López aplica el conocido como método Rubio, que tiene una efectividad que se acerca al 100%.

El cólico de los lactantes, que principalmente afecta a los bebés de hasta cuatro meses de edad, ya tiene tratamiento en Fuerteventura. «Hablamos de trastornos que afectan a muchos de los lactantes, que suelen durar entre tres y cuatro meses, y para los que los padres no encuentran consuelo en nada, pues el llanto del bebé provocado por esos cólicos puede ser un auténtico calvario», explica Piedad López, quiromasajista que dirige una consulta de osteopatía, masajes y terapias naturales en la calle Almirante Lallermand nº 96 del barrio de El Charco, en Puerto del Rosario.

López aplica el método terapéutico Rubio, llamado así porque está patentado por Domingo Rubio, un osteópata con el que ella se formó. «Consiste en que, mediante osteopatía visceral, se manipula cuidadosamente con los dedos todo el paquete desde el esfínter esofágico inferior de la entrada del estómago hasta el recto, de modo que no solo se eliminan los síntomas del cólico en el bebé, sino que se mejora su alimentación al lograr que los tiempos de las tomas se hagan en el momento correcto y, así, se mejoran la calidad del sueño y del eructo, además de facilitar la expulsión de las heces», explica López.

Entre la primera sesión y la segunda pasa un periodo de entre 48 y 72 horas. La técnica se aplica «con mucha precaución y poniendo todo el cuidado y cariño» hacia el bebé que está siendo tratado. «En la primera sesión intentamos elastificar la zona más externa, mientras que en la segunda, cuando observamos que la zona intestinal del bebé ha mejorado, trabajamos sobre la zona más profunda, en todo momento sintiendo y esperando la respuesta del cuerpo», añade. Lo que se pretende es que el lactante esté siempre lo más cómodo posible y, de hecho, «en muchas ocasiones llega a quedarse dormido».

Según López, este método es «una maravilla», ya que «en un 90% de los bebés la efectividad es del 100%», si bien reconoce que «existen excepciones en las que habría que aplicar una tercera sesión». Cada sesión dura «entre 30 y 45 minutos, dependiendo del estado del bebé».

Más calidad de vida

A causa del cólico, a los bebés «les duele y lloran, se estiran, se encogen y no hay forma de calmarles», explica Piedad López, que aplica el método Rubio. Aunque las causas del cólico no se conocen, se sospecha que el sistema digestivo de los lactantes «todavía es inmaduro y lo que sería biológicamente correcto aún no lo puede hacer». La aplicación de la técnica «mejora la calidad de vida del bebé, pero también la de los padres».