Pájara retira y analiza el varamiento de krill en Jandía

03/12/2019

Aunque no es frecuente, la misma llegada de este diminuto crustáceo se registró en 2012 en Gran Tarajal y en 2011 en Tarajalejo, en Tuineje

Catalina García / Puerto del Rosario

El Ayuntamiento de Pájara analiza la causa que provocó el varamiento de krill, el diminuto crustáceo, en diferentes playas de Jandía durante este fin de semana.

No es la primera vez que la costa de Jandía, ni otros lugares de Fuerteventura, registran la aparición del krill. En mayo de 2012, la playa de Gran Tarajal amaneció cubierta por toneladas y toneladas de este pequeño crustáceo que mide de tres a cinco centímetros. En aquel entonces, no requirió la mano del hombre para su retirada, sino que la bajamar descubrió esta pequeña especie de camarón que luego la marea llena se llevó.

Un año antes, en noviembre de 2011, un manto de krill cubrió la playa de Tarajalejo.

Aún se desconocen los motivos que han provocado la mortandad de estos crustáceos que apareció este fin de semana en la costa de Pájara, por lo que los agentes de la Concejalía de Medio Ambiente han procedido a la recogida de muestras de algunos ejemplares para realizar el informe pertinente y poder esclarecer lo sucedido. Por su parte, el Cabildo de Fuerteventura ha realizado el mismo procedimiento de muestreo, con lo que una vez lleguen los resultados, ambos se compararán y se determinará la causa de este varamiento masivo. Tony Gallardo, director de la Reserva de la Biosfera de Fuerteventura, detalla que el crustáceo hallado es krill, una especie de camarón que por algún motivo se alejó de su hábitat natural, que es fuera de la costa, provocando así su mortandad.

El edil de Medio Ambiente, Rodrigo Berdullas, que se mostró satisfecho con la rápida actuación del Ayuntamiento, explica que «estamos ansiosos por conocer qué ha podido provocar este fenómeno; tanto es así que los departamentos de Playas y Medio Ambiente hemos aunado esfuerzos para que pueda esclarecerse lo sucedido y que las playas afectadas pudiesen recuperar su normal actividad a la mayor brevedad». A la espera de determinar la causa, las playas del sur han recuperado la normalidad tras la limpieza de los operarios, aunque otras veces los mantos desaparecen con la pleamar.