El hotel Stella Canaris se convierte en un ecoresort de unas 4.000 camas turísticas

11/10/2019

Pájara autoriza el inicio de obra de los seis complejos del antiguo establecimiento que suponen el ingreso de 3.5 millones y la creación inmediata de 600 puestos de trabajo. El Grupo FTI confirma su apuesta por la isla en tiempos de crisis

El Ayuntamiento de Pájara, a través de la junta de gobierno local, otorgó ayer la autorización de inicio de obras de rehabilitación de los seis hoteles que conforman el antiguo y emblemático Stella Canarias, situado en la zona turística de Solana Matorral. El Grupo FTI impulsa la modernización de este complejo de unas 4.000 camas turísticas que supondrá la creación de 600 puestos de trabajo con carácter inmediato, el ingreso de 3,5 millones de euros en las arcas municipales y la confirmación de la apuesta por Fuerteventura del turoperador alemán en medio de la crisis turística y económica provocada por el hundimiento del turoperador británico Thomas Cook este mes de septiembre, a las que precedieron el año pasado las quiebras de Air Berlin y Germania Wings.

Con esta autorización de inicio de obras, el Grupo FTI tiene un plazo de doce meses para empezar el proyecto de modernización, aunque anunciaron al Ayuntamiento de Pájara que lo harán a principios de este año 2020. El plazo de finalización de obras, y por tanto de apertura de los seis hoteles, es de dos años, aunque el grupo alemán anunció al Consistorio del sur que no agotarán el plazo y terminarán antes las obras.

En camas turísticas, la renovación del antiguo hotel Stella Canaris suman unas 4.000. En puestos de trabajo, y según las cifras manejadas por el alcalde Miguel Ángel Graffigna, supone la creación de unos 600 puestos de trabajo «con carácter inmediato», esto es los necesarios para la remodelación y puesta a punto de los seis establecimientos. Una vez que empiecen a funcionar y recibir visitantes, el primer edil de Pájara estima que se requerirán un millar de trabajadores.

Crisis de Thomas Cook

El inicio de las obras del Stella Canaris cae como agua de lluvia en el sector turístico de Fuerteventura que, con el hundimiento del turoperador británico Thomas Cook el pasado 23 de septiembre, vive unos de sus peores momentos. Es la tercera quiebra que resiste la isla, después de Air Berlin y Germania Wings, que supusieron un duro golpe en la línea de flotación del principal mercado turístico: Alemania.

Aparte de los nueve vuelos directos semanales que pierde la isla con Thomas Cook, precisamente en Pájara se levanta el hotel más damnificado por esta quiebra: el Princess, que tiene que ir a un ERTE que afectará a la plantilla de 160 trabajadores

200 millones para convertirlo en el mayor ecoresort del mundo

Unos 200 millones de euros estima invertir el Grupo FTI en los seis hoteles del antiguo Stella Canaris para convertirlos en un ecoresort de primera línea. Construido en la década de los 70 del siglo XX por el empresario iraní Hossein Sabet en un trozo de terreno entonces sin interés frente a una de las mejores playas de Jandía, la de El Matorral, el Stella Canaris vivió momentos de esplendor turístico que empezaron a perder brillo con la llegada del nuevo siglo, a pesar de su envidiable localización, a los palmerales de sus jardines y al parque zoológico que albergaba..

En 2003, se vendió y, diez años más tarde, cerró dejando en la calle a una plantilla de 140 trabajadores, algunos con 25 años de antigúedad.

Cuando parecía que el complejo iba a terminar de languidecer, los alemanes del Grupo FTI lo compraron en 2016, cuando aún no se vilumbraba en el paisaje turístico majorero esta última crisis provocada por las quiebras de tres turoperadores. El grupo anualmente envía a Canarias una cifra cercana a los 600.000 turistas a través de sus diferentes turoperadores, donde el grupo tiene la mayor presencia de su cadena hotelera con 31 establecimientos en cuatro islas, el equivalente al 45% del total de hoteles