La voz de los pescadores del Cotillo entra en la Cofradía de Corralejo

12/07/2018

La lucha contra el furtivismo, tanto en las capturas como en las ventas, es uno de los caballos de batalla del recién elegido patrón mayor del norte majorero, Juan Francisco González Pérez

catalina garcía / puerto del rosario

El furtivismo: el nuevo patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Corralejo, Juan Francisco González Pérez, no lo duda al apuntar el principal problema de los profesionales. «Estamos desprotegidos frente a pescadores de otras islas que vienen a echar nasas en nuestras costas», se queja este marinero de El Cotillo que, con 33 años, es el más joven que ha accedido al cargo.

Aunque tanto Inspección Pesquera y la Guardia Civil ha aumentado el número de agentes destinados a la vigilancia y el control de los pescadores furtivos, aún resulta «insuficiente», tiene claro el nuevo patrón mayor. El furtivismo también se extiende a la venta ilegal de pescado, por lo que demanda un distintivo que diferencia a las captura de los profesionales en los comercios «de manera que el consumidor sepa qué pescado está comprando y de dónde proviene».

Junto a la lucha contra el furtivismo, al nuevo patrón mayor de la Cofradía de Corralejo le preocupa que los jóvenes no se interesen por trabajar en este sector y que a los marineros jubilados no lo sustituya nadie. El mismo es la excepción a esta falta de relevo generacional en la pesca profesional: con 33 años es uno los 20 armadores de El Cotillo, donde nació en 1985. En Corralejo, quedan seis pescadores profesionales y en Puerto del Rosario, que también está bajo la jurisdicción del norte, cinco marineros.

Pantalanes en El Cotillo

Por muelles, González Pérez trabajará por conseguir un puesto de primera venta en Puerto del Rosario que consistiría en un módulo de tipo prefabricado a instalar en la zona pesquera del puerto capitalino dotado de cámara frigorífica y pesa. El proyecto requiere de una subvención del Cabildo de Fuerteventura y vendría a solucionar la distribución de las capturas a los comercios y restaurantes.

En El Cotillo, los marineros aún siguen descargando el pescado y accediendo a las embarcaciones como en los años 80, es decir con chalana. Por eso, el nuevo patrón mayor de Corralejo aboga por que por fin se construyan pantalanes con 25 atraques para profesionales.

Tanto en Corralejo como en El Cotillo, las capturas de los pescadores profesionales no se pueden comprar aún en las respectivas lonjas porque todo el pescado se prepara en los respectivos puertos y se distribuye después a los compradores ya asignados, que son en su mayoría restaurantes y supermercados. En este sentido, González intentará que las capturas de los marineros también puedan ser adquiridos por los vecinos, «aunque sin dejar de atender a los clientes fijos».