Fiscalía pide tres años de cárcel para dos guardias civiles del sur

04/10/2019

Los dos agentes golpearon a un ciudadano en un club de alterne de Morro Jable. La víctima acudió al centro de salud, donde un médico le extendió un informe falso apuntando a que la causa fue una caída

Catalina García / Puerto del Rosario

Por un supuesto delito de lesiones, el fiscal solicita tres años y once meses de cárcel para dos agentes de la Guardia Civil de Morro Jable que, la madrugada del 5 de agosto de 2014 y en un club de alterne, golpearon con un objeto de cristal a un ciudadano en la ceja y en el labio. También se sientan la próxima semana en el banquillo por una presunta omisión del deber de perseguir delitos el sargento del cuartel del sur que impidió la presentación de la denuncia y el médico del centro de salud que esa misma noche atendió a la víctima pero apuntó en el informe de asistencia sanitaria que la causa de las heridas había sido una caída. Para ambos, la Fiscalía pide una pena de un año y dos meses de inhabilitación especial para el empleo de guardia civil y médico respectivamente.

La Sección Sexta de la Audiencia Provincial juzga el 8 y el 9 de octubre, martes y jueves, este caso del presunto delito de lesiones que se originó en el club de alterne situado en un conocido centro comercial cercano a Morro Jable. Sobre las 2.00 horas de la noche, y tras un intercambio de palabras «y con la intención de menoscar la integridad física de la víctima», el guardia civil S.H.B. golpeó a A.E. con el objeto de cristal en la cara, mientras el otro agente, J.P.G.V. (condenado por otro delito de lesiones), sujetaba por detrás a la víctima, impidiéndole defenderse.

La agresión se produjo cuando los agentes estaban fuera de servicio y ocasionó varias lesiones a la víctima heridas en la ceja y en el labio «que precisaron tratamiento médico para su sanidad consistente en sutura de tres puntos, tardando en curar doce días, de los cuales siete fueron impeditivos para sus ocupaciones habituales», según constata el fiscal. A A.E. también le quedó un perjuicio estético «ligero» por cicatriz .

Con la atención médica se relaciona otro de los acusados, R.L.P.S, quien atendió a la víctima esa misma noche y que, pese a que le había relatado que dos guardias civiles le habían producido las heridas en la cara, consignó como causa una caída, «omitiendo la confección del obligatorio parte de lesiones y su remisión a la autoridad judicial, «sabiendo que infringía las obligaciones propias de su cargo y evitaba la apertura de una investigación». La víctima fue otro día más, el 15 de agosto, a pedir de el parte de lesiones y también se negó. Por su parte, el sargento I.M.R. impidió el mismo 15 de agosto la presentación de la denuncia en el cuartel.