En la calle y esperando a El Matorral

13/01/2020

Fuerteventura pide agua por señas ante la falta de plazas para alojar a los inmigrantes irregulares. El centro de El Matorral se perfila como la solución coyuntural

Canarias7 / Puerto del Rosario

De los últimos inmigrantes llegados a Fuerteventura a bordo de pateras unas 36 personas se encontraron durante horas en la calle y sin recursos en Fuereventura. Según la emisora Radiosintonía, una vez abandonaron las instalaciones de la Policía Nacional en Puerto del Rosario, los inmigrantes no contaban con ningún espacio para ser atendidos en lo básico, un lugar para dormir y comida, y se vieron en la calle esperando a que se resolviese su situación administrativa por parte de las autoridades competentes. Un síntoma de la necesidad que hay en la isla de más plazas para acoger a inmigrantes.

El centro de El Matorral se perfila como la solución coyuntural ya que en el albergue de Tefia no hay sitio suficiente y estas personas, que llegaron de las costas africanas, se encontraban ayer por las calles y plazas con el papel de expulsión en la mano. Algunos se encuentran con los colchones y las mantas en la trasera de la casa parroquial de Puerto del Rosario, donde Cáritas les dio alimentación.

Urge la apertura

El presidente del Cabildo de Fuerteventura, Blas Acosta, celebró el pasado viernes la reapertura del CIE El Matorral, anunciada esta semana por el Ministerio de Interior, ya que «ante un repunte de llegadas de pateras» la isla «no tiene espacio físico para atender», y «están desbordados». «Fuerteventura ha tratado de acoger y atender a la inmigración, con todos los recursos» pero «no hay espacio físico ni con Cruz Roja ni con otras entidades que trabajan en la isla para este asunto», dijo.

En su opinión, hace falta que «se reabra de forma inicial para prestar adecuadamente el servicio» ante el repunte de llegadas de pateras. Recordó que «se han cerrado todas las actividades del albergue de Tefía porque no había donde ubicar a los inmigrantes». La situación del CIE «es de abandono, con todo el tiempo de cierre», pero «no es necesario que salgan las 1.000 plazas pero sí que se reabra por una situación de emergencia y esta la es».