Fiestas en honor a la Virgen de La Peña

El obispo Cases carga contra las desigualdades

16/09/2017

Las fiestas en honor a la patrona de Fuerteventura celebraban este sábado su día grande con la eucaristía presidida por el obispo de la Diócesis de Canarias. En su homilía, Francisco Cases denunció las desigualdades dejadas por la crisis económica y criticó que tener un empleo hoy ni siquiera sea garantía para escapar de la pobreza.

Betancuria

El obispo de la Diócesis de Canarias, Francisco Cases, se refería este sábado a las desigualdades dejadas por los años de crisis económica y, frente a ello, valoraba el trabajo de Cáritas para ayudar a los más pobres. «Hay que reconocer el trabajo tan impresionante que durante los años de crisis ha realizado Cáritas. Han bajado muchas veces las colectas de otras cosas, pero las colectas de Cáritas no han bajado, al revés, en algunos momentos y en algunos sitios han subido», dijo en su homilía durante la eucaristía en honor a Nuestra Señora de La Peña.

Cases se refirió con ironía al final de la crisis tan anunciado desde ciertas instancias: «Algunos no saben lo que significa que se ha terminado la crisis, porque todavía no pueden llegar a final de mes o a final de la semana». El obispo lamentó que, aunque el paro haya bajado, siga siendo «excesivamente alto en algunos sectores como la juventud». Además, Cases mostró su preocupación porque, «aunque haya bajado el paro y el PIB de las Canarias sea de los más altos de España, la desigualdad crece y hoy se puede tener un trabajo y estar por debajo del nivel de pobreza».

Según el obispo, «el fin de la crisis no es igual para todos» y España tiene «un problema muy serio de distribución de los resultados positivos» de esa anunciada recuperación. Es por ello que insta a «pedir ayuda a la Virgen para que nos ayude a nosotros y a los responsables de este tema».

Aforo lleno

Francisco Cases presidió la eucaristía junto al vicario general de Canarias, Hipólito Cabrera, y nueve sacerdotes más. En la plaza de La Peña, donde se celebró la función, se ocuparon todas las sillas. La presencia institucional estuvo encabezada por el presidente del Cabildo majorero, Marcial Morales.

Miguel Valdivia, 35 años corriendo a La Peña

Salió de su casa en la capital de Fuerteventura a las seis de la mañana de este sábado y, casi tres horas después, un poco antes de las nueve de la mañana, ya estaba en la Vega de Río Palmas. A diferencia de la amplia mayoría de los peregrinos, que acuden andando hasta el santuario de Nuestra Señora de La Peña desde diferentes puntos de la isla, Miguel Valdivia prefiere correr. Tanto que lleva ya 35 años haciendo el camino así, corriendo y de un tirón. A modo de gratitud por su constancia y devoción a la patrona, el obispo de la Diócesis de Canarias, Francisco Cases, le obsequió a su llegada con un diploma de reconocimiento. Y es que, aunque para muchos de los mortales sería necesario casi un milagro divino para hacer el camino corriendo y sin parar entre Puerto del Rosario y Vega de Río Palmas, Miguel Valdivia está tan bien entrenado que, tras su veloz peregrinación de este sábado, se le veía fresco como una lechuga y feliz por haber repetido la hazaña un año más. A buen seguro que volverá a hacer lo mismo en 2018.