El museo de arqueología reabre tras 4 años sin poder ser visitado

04/01/2019

La reapertura en su nuevo edificio se prevé para marzo del año en curso. Aunque el inmueble se terminó hace varios años, la aparición de humedades primero y la falta de mobiliario después han retrasado su inauguración. El alcalde de Betancuria lamenta que el cierre haya durado tanto

El nuevo edificio del museo arqueológico de Betancuria, detrás del antiguo inmueble del museo, abrirá a finales de febrero o inicios de marzo del año en curso, según ha confirmado a este diario el consejero de la Red de Centros y Museos del Cabildo de Fuerteventura, Juan José Herrera. Actualmente, se está trabajando en el acondicionamiento del espacio museístico en sí, esto es, en la instalación del mobiliario que albergará tanto las piezas arqueológicas que se exhibían en el antiguo edificio como las que se han descubierto en últimos años y las que puedan descubrirse en los próximos. Se han destinado unos 850.000 euros a la adquisición de mobiliario para el nuevo edificio.

Una vez abiertas las nuevas dependencias, las salas del antiguo edificio que antes albergaban el museo se acondicionarán como espacios administrativos con mesas y sillas y mobiliario de oficina en general. El alcalde del Ayuntamiento de Betancuria, Marcelino Cerdeña, ha explicado a este periódico que en el municipio esperan «con ilusión» la apertura del museo arqueológico. «Ya era hora después de los años que hace que está terminado el edificio y mientras el museo arqueológico cerrado», señala Cerdeña. Las antiguas dependencias del museo llevan cerradas casi cuatro años, en concreto desde mayo de 2015, de modo que los cientos de turistas que durante este tiempo han visitado la villa histórica no han tenido la posibilidad de contemplar las piezas arqueológicas de la isla como se podía hacer antes, una realidad que se prolonga demasiado ya y que, por fortuna, podría cambiar en pocos meses si por una vez se cumplen los plazos que baraja el Cabildo.

Marcelino Cerdeña recuerda que el nuevo edificio del museo arqueológico se terminó exactamente «hace tres años». A este tiempo habría que sumar los anteriores 24 meses de plazo para la ejecución de las obras que se habían fijado en el contrato de adjudicación. Pues bien, desde que se terminara el nuevo edificio, y salvo en fechas bastante recientes, no se ha trabajado en la dotación del mobiliario; quizás porque en estos tres años se han presentado algunos problemas inesperados en la estructura del nuevo edificio, entre ellos, filtraciones de agua de lluvia que han exigido la realización de nuevas obras de reparación y puesta a punto. Todo sea por la conservación de los restos arqueológicos, puesto que, de no haberse detectado estos fallos en el edificio, el legado histórico de los majoreros podría haber acabado viéndose afectado por humedades.

El museo arqueológico de Betancuria lleva bastantes años de retraso. De hecho, las obras salieron a concurso en agosto de 2012 con un plazo de ejecución de 24 meses y un presupuesto base de licitación de 2,5 millones de euros, si bien finalmente se adjudicarían por 1,5 millones. Para el nuevo edificio se eligieron dos parcelas propiedad del Cabildo de 3.438,34 metros cuadrados de superficie en total, ambas junto al edificio del anterior y minúsculo museo arqueológico, ubicado este desde hace décadas en una casa antigua de Betancuria.

Betancuria se pone más bonita

El alcalde de Betancuria, Marcelino Cerdeña, dio a conocer ayer los proyectos de mejora ejecutadas en el conjunto histórico de la villa, financiados con una subvención de 100.000 euros de los fondos del Gobierno de Canarias en 2017 para proyectos relacionados con la capital histórica. Destaca una escultura de Juan Miguel Cubas en la entrada de la plaza de Santa María rindiendo homenaje a la artesanía del queso. También se ha mejorado la seguridad en el conjunto histórico al recuperar muros antiguos, colocar vallados nuevos, rehabilitar el pavimento, etcétera. También se ha rehabilitado el pozo de la plaza de Santa María, conocido como pozo de los deseos porque muchos tiraban monedas dentro. Por otra parte, el Consistorio ha recibido otra subvención de 200.000 euros en 2018 para nuevos proyectos, entre ellos instalar farolas en Valle de Santa Inés.