El ecocamping desembarca en la ZEPA

26/08/2019

Se habilitará frente a Piedra Playa, en El Cotillo, para caravanas y casetas. Los promotores defienden que se trata de un proyecto de «turismo ornitológico». El Grupo Azul advierte del peligro para las aves y amenaza con denunciar ante Fiscalía.

El pasado 2 de agosto se publicó el anuncio por el que se somete a información pública «el expediente de declaración sobre la existencia o no de prohibición en el planeamiento insular y sobre el interés público y social» del proyecto para la creación de un ecocamping en El Cotillo, concretamente «en las parcelas 106 y 107 del polígono 9 del término municipal de La Oliva», es decir, frente a Piedra Playa. El expediente lleva años tramitándose, no sin que desde sectores ecologistas hayan puesto el grito en el cielo por su posible afección a la Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) de Lajares, Esquinzo y Costa de Janubio.

Precisamente, el proyecto técnico del ecocamping señala que es un «campamento especializado para el turismo ornitológico/deportivo», así como que forma parte de «la modalidad de ecoturismo ornitológico». El ecocamping estará formado por «instalaciones desmontables prefabricadas», en concreto «cinco cabañas de madera»: una para acceso al recinto con recepción, aseo, office y oficina; dos para baños y duchas; y las dos restantes para almacén y tienda. También se habilitará una zona para depuradoras. Además, se destaca que «no habrá edificaciones con cimentaciones permanentes». En cuanto a la zona de acampada en sí, se habilitará un espacio para tiendas de campaña y otro para caravanas. El aforo máximo será de 200 personas.

Son pinceladas de un proyecto que, salvando el matiz del ecoturismo, demandan campistas y caravanistas. Otra cosa es la conveniencia de la ubicación. Además, hay un yacimiento arqueológico en un extremo de las parcelas, pero no se vería afectado.

Alegaciones

Su posible afección sobre la ZEPA y la Red Natura 2000 siembra dudas sobre la ubicación y explotación del ecocamping en la zona. De hecho, esta misma semana, el Grupo para la Defensa y Estudio de la Naturaleza Azul, que preside Eduardo Castilla, ha presentado alegaciones al proyecto en el registro de entrada del Cabildo, poniendo de manifiesto que «afirmar que el camping solo ocupa un 1% de las 7885,52 hectáreas de la ZEPA es una tremenda temeridad», pues «los biotopos estepáricos se caracterizan por su baja densidad de fauna y flora por hectárea, por lo que cualquier modificación del biotopo, y debido a su horizontalidad, afecta muchísimo sobre la sensibilidad de la fauna en la zona».

También señalan que el proyecto «no contempla medidas correctoras para controlar el aumento de personas y vehículos», ni para «impedir molestias a las aves en su época de reproducción». Además, «la carretera de acceso a las instalaciones no contempla en absoluto medidas para facilitar el cruce de pollos en tramos críticos». Y añaden que «tanto las instalaciones como las vías de acceso no contemplan en absoluto medidas para paliar el ruido y las vibraciones».

Desde el Grupo Azul concluyen que «cualquier modificación del medio, ya sean pistas, construcciones o cualquier actividad del paisaje, afecta de una forma determinante a la tranquilidad, calidad reproductiva y densidad de población de las aves que habitan este tipo de biotopos». Por tanto, solicitan que la evaluación de impacto ambiental del proyecto sea «declarada nula».

Castilla recuerda que las parcelas del ecocamping se ubican «en una zona calificada como ZEPA e integrada en la Red Natura 2000», lo cual significaría que «la responsabilidad ante Bruselas de la conservación» de estos espacios «recae sobre Ayuntamiento de La Oliva, Cabildo de Fuerteventura y Gobierno de Canarias». El presidente del Grupo Azul explica que «la única forma» que han encontrado para esquivar la ZEPA ha sido «declarar el interés público» y que, en base a ello, «quieren asfaltar una carretera, plantar un camping y no se sabe qué otras cosas». Castilla avisa de que «el siguiente paso» del Grupo Azul será «ir a Fiscalía y a la Comunidad Europea».

El expediente del proyecto está publicado en la web del Cabildo y se pueden presentar alegaciones hasta el 30 de agosto.

Especies amenazadas

En el tramo de costa de la ZEPA desde El Cotillo a Tindaya hay aves nidificantes como la hubara, el corredor, el alcaraván, el halcón tagarote, el cernícalo, el ratonero, la lechuza, la pardela cenicienta, el chorlito patinegro, el gorrión moruno, la tarabilla canaria o, incluso, el guiare, entre otras.