El aeropuerto, en pie de guerra por la modificación del horario

28/08/2019

La plantilla de Aena rechaza la medida que supone abrir y cerrar 30 minutos antes. Aseguran que afecta a los vuelos regionales de última hora, que podrían verse «encarecidos o eliminados»

El aeropuerto de Fuerteventura modificará su horario de operatividad a partir del próximo 27 de octubre. Hasta ahora, viene operando en horario ordinario entre las 7.30 y las 23.00 horas, mientras que a partir del señalado día lo hará entre las 7.00 y las 22.30 horas. Según explican desde el comité de empresa de Aena, que rechaza dicha medida, la modificación del horario tiene como fin posibilitar la operatividad de vuelos de Iberia Express por la mañana. Como consecuencia de dicho cambio, se verá afectada la denominada prolongación del horario operativo nocturno, más conocida entre los trabajadores como los PPR, que está estipulada hasta las 24.00 horas y que, por tanto, tras la modificación del horario ordinario, en vez de una hora como hasta ahora, se prolongará una hora y media.

Los PPR son solicitados por las compañías aéreas cuando sufren retrasos por razones varias y vienen a suponer movilizar recursos tanto humanos como materiales fuera del horario ordinario en los aeropuertos. Además, se trata de un servicio que, al otorgársele un carácter excepcional sobre el horario normal del aeropuerto, deben costear las aerolíneas. Asimismo, esta horas fuera del horario ordinario se contabilizan como extraordinarias para los trabajadores que tengan que ser movilizados.

Según se informa desde el comité de empresa de Aena en el aeropuerto de Fuerteventura, cuyos presidente y secretario son Agustín Alberto y Javier Chacón, respectivamente, la dirección del aeródromo majorero intenta hacer pasar como «una ampliación» del horario lo que en realidad sería «una modificación» del mismo, «quitando media hora operativa en el cierre para darle esa media hora a la apertura del aeropuerto». En este sentido, «la única ampliación real» que se estaría produciendo sería «la prolongación del horario operativo (PPR) nocturno, que pasa de una hora a una hora y media»; y que, según aclaran desde el comité de empresa, se trata de un horario extraordinario que «es usado por las compañías aéreas en casos de necesidad por retrasos, etcétera, y que tiene un coste mayor para dichas compañías». El comité de empresa no está de acuerdo con la medida al considerarla «una ampliación encubierta del horario operativo del aeropuerto en los PPR».

Añade el comité de empresa que esta modificación, «llevada a cabo ya para los viernes y domingos en los mismos términos en los que ahora se quiere implantar semanalmente, afecta de forma especial a los vuelos regionales que se ven en la necesidad de hacer uso de los PPR con el gasto que conlleva para las mismos, lo que puede repercutir en el coste del pasaje o incluso en la retirada de vuelos interinsulares a última hora del día».

El comité de empresa reconoce que el aeropuerto majorero necesita «una ampliación real de su horario», como demuestran «las estadísticas de tráfico y pasajeros», así como «los constantes PPR». E instan a la dirección del mismo a que, «si realmente quiere soluciones, amplíe el horario operativo sin tapujos ni engaños a los empleados».