Dos ancianos a juicio por llevar 10 kilos de cocaína en sus equipajes

15/03/2019

La detención se produjo en el aeropuerto majorero cuando ambos acusados intentaban introducir la droga en la isla. La sustancia incautada se encontraba distribuida entre un total de 29 botes de líquidos

La próxima semana se celebra en dependencias judiciales de Las Palmas de Gran Canaria, en concreto el día 21 de marzo a las 12.00 horas, el juicio de la Sección 1º de la Audiencia Provincial de Las Palmas contra dos ancianos acusados de haber intentado introducir en Fuerteventura un total de 10,3 kilogramos de cocaína. Los hechos se produjeron sobre las 13.30 horas del 31 de diciembre de 2017, cuando ambos, J. V. D., de 70 años de edad, y J.C., de 63, fueron interceptados portando la droga en sus equipajes facturados por los agentes del destacamento de la Guardia Civil en el aeropuerto de Fuerteventura.

Según el escrito de acusación presentado por la Fiscalía Provincial, los acusados «fueron sorprendidos transportando, de común acuerdo», y «con ánimo de atentar contra la salud publica y colectiva de terceros», la señalada cantidad de droga distribuida en un total de 29 botes de líquidos. Los agentes de la Benemérita se incautaron de las siguientes cantidades: «2.592,6 gramos de cocaína (peso seco) con una riqueza media del 82,91% expresada en cocaína base; 1.161,53 gramos de cocaína (peso seco) con una riqueza media del 75,08% expresada en cocaína base; 1.558,66 gramos de cocaína (peso seco) de un riqueza media del 73,54% expresada en cocaína base; 3.851, 26 gramos de cocaína (peso seco) de una riqueza media del 73,30% expresada en cocaína base; y 419, 16 gramos de cocaína (peso seco) de una riqueza media del 74,46% expresada en cocaína base», según se señala en el escrito.

Para La Fiscalía está claro que los acusados transportaban estas sustancias «con la intención de destinarlas al posterior tráfico ilícito de estupefacientes en Fuerteventura, donde alcanzarían un precio de 481.010 euros». Tanto J. V. D., con antecedentes penales no computables a efectos de reincidencia, como J. C., sin antecedentes, ingresaron en prisión provisional el 2 de enero de 2019. Están acusados de delito contra la salud pública en la modalidad de sustancias que causan grave daño a la salud. La Fiscalía solicita para cada uno de ellos la pena de nueve años de prisión (con el abono del tiempo que hayan estado privados de libertad), la inhabilitación para el sufragio durante el tiempo de la condena, una multa de 1.924,04 euros y el abono de las costas.