Club Robinson para otro medio siglo

06/12/2018

El Cabildo Insular y el Ayuntamiento de Pájara participaron ayer en la inauguración oficial de la renovación del emblemático hotel, que abrió en Morro Jable hace casi 50 años

catalina garcía / Puerto del rosario

El presidente, Marcial Morales, el consejero de Turismo, Blas Acosta, y el alcalde de Pájara, Rafael Perdomo, arroparon ayer la reapertura del Robinson Club Jandía Playa, cuya torre vuelve a levantarse con diez pisos y 140 habitaciones frente a las playas de sotavento de Jandía. En el acto también estuvo presente Monti Galmés, consejero delegado del establecimiento pionero en el sur de la isla.

Blas Acosta apuntó en la inauguración de la nueva faz del Robinson que la construcción de este hotel a finales de los 60 del siglo XX supuso «sacar a un pueblo de un letargo, diversificar la economía y utilizar la economía turística para poder sacar los pueblos de la isla adelante». Además, comentó que en este establecimiento «se dieron oportunidades para que hoy sus hijos puedan estar al frente de instituciones y tener otro tipo de oportunidades». Asimismo, agradeció a la cadena Robinson haber sido «escuela de profesionales durante todos estos años».

20 millones. La remodelación del club Robinson ha costado más de 20 millones de euros, que han elevado su categoría a cuatro estrellas. Las obras, que se incluyen en el plan de modernización y mejora de Morro Jable, comenzaron hace ahora un año y tuvieron en el derribo de la torre antigua y en la puesta de la primera piedra de la nueva dos de sus actos más señeros.

Tras la reforma, el hotel construido hace casi 50 años oferta 140 habitaciones, de las cuales 114 son dobles y 26 son suites, en los 40 metros de altitud del nuevo edificio. El Robinson también ha ganado un restaurante con terraza para 180 comensales y una zona chill out.

El club abrió a Jandía al mercado del turismo cuando se inauguró a finales de los 60 del siglo XX y lo hizo para los visitantes alemanes, una tendencia que aún se mantiene. Entre los clientes más afamados, destaca Willy Brandt, canciller alemán que pasó la Navidad y el año nuevo de 1972-1973 mirando al océano Atlántico desde el Robinson.

Catalina García / Puerto del Rosario

El presidente, Marcial Morales, el consejero de Turismo, Blas Acosta, y el alcalde de Pájara, Rafael Perdomo, arroparon ayer la reapertura del Robinson Club Jandía Playa, cuya torre vuelve a levantarse con diez pisos y 140 habitaciones frente a las playas de sotavento de Jandía. En el acto también estuvo presente Monti Galmés, consejero delegado del establecimiento pionero en el sur de la isla.

Blas Acosta apuntó en la inauguración de la nueva faz del Robinson que la construcción de este hotel a finales de los 60 del siglo XX supuso «sacar a un pueblo de un letargo, diversificar la economía y utilizar la economía turística para poder sacar los pueblos de la isla adelante». Además, comentó que en este establecimiento «se dieron oportunidades para que hoy sus hijos puedan estar al frente de instituciones y tener otro tipo de oportunidades». Asimismo, agradeció a la cadena Robinson haber sido «escuela de profesionales durante todos estos años».

20 millones

La remodelación del club Robinson ha costado más de 20 millones de euros, que han elevado su categoría a cuatro estrellas. Las obras, que se incluyen en el plan de modernización y mejora de Morro Jable, comenzaron hace ahora un año y tuvieron en el derribo de la torre antigua y en la puesta de la primera piedra de la nueva dos de sus actos más señeros.

Tras la reforma, el hotel construido hace casi 50 años oferta 140 habitaciones, de las cuales 114 son dobles y 26 son suites, en los 40 metros de altitud del nuevo edificio. El Robinson también ha ganado un restaurante con terraza para 180 comensales y una zona chill out.

El club abrió a Jandía al mercado del turismo cuando se inauguró a finales de los 60 del siglo XX y lo hizo para los visitantes alemanes, una tendencia que aún se mantiene. Entre los clientes más afamados, destaca Willy Brandt, canciller alemán que pasó la Navidad y el año nuevo de 1972-1973 mirando al océano Atlántico desde el Robinson.