CC y PP se unen para pedir al alcalde la paralización de las obras de Disa

17/07/2019

Las obras se reanudaron el lunes en la avenida Manuel Velázquez

Catalina García / Puerto del Rosario

Coalición Canaria (CC) y el Partido Popular (PP) se han unido para demandar al alcalde capitalino Juan Jiménez que cumpla con sus promesas electorales y paralice «de forma clara e inmediata» las obras de las tuberías de combustibles que Disa ayer reanudó en el barrio de El Charco, concretamente en varios tramos de la avenida Manuel Velázquez Cabrera.

Manuel Miranda, portavoz nacionalista, explica que en fechas previas a las elecciones del 26 de Mayo el actual alcalde Juan Jiménez se posicionó públicamente y ante los vecinos indicando que las obras podían afectar a la estructura de los edificios más próximos. El portavoz de AM-CC recuerda que la posición del PSOE de hace solo unos meses no sólo era de paralizar y suspender dichas obras, sino que también se planteaba como alternativa «un emisario submarino que facilitara el suministro energético, vía buques que lo faculten», según indicaba en ese momento el actual alcalde. Es más, el hoy primer edil capitalino Juan Jiménez advertía en precampaña de que «Si en Tenerife, Gran Canaria y Lanzarote ha sido posible imponer el sistema de abastecimiento de combustible, keroseno y gas por medio de un emisario submarino, aquí también lo será».

Comparecencia del concejal de Urbanismo

El PP también ha pedido a Jiménez que cumpla su promesa electoral y paralice las obras de canalización de la Disa reiniciadas ayer mismo. Los concejales además han solicitado la comparecencia del concejal de Urbanismo para que dé explicaciones.

En opinión de Ignacio Solana, portavoz del PP, resulta «inadmisible» que el discurso de la campaña electoral de todos los integrantes del grupo de gobierno, (PSOE, Cs, NC y Podemos) haya sido paralizar las obras «y ahora que los ciudadanos han votado, miran para otro lado mientras se siguen abriendo las calles de nuestra ciudad: o mintieron o no sabían qué ayuntamiento iban a gobernar». Las obras suponen «una continua molestia» para los vecinos de las 90 viviendas, «pero también para los ciudadanos que transitan por esta avenida».