A juicio por abuso sexual a una niña de nueve años en Corralejo

27/11/2018

Los hechos sucedieron en los baños de un pub en la avenida del Carmen. La Fiscalía solicita para el acusado seis años de cárcel, la expulsión del territorio nacional y la prohibición de trabajar con menores

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas juzga hoy a un hombre, de iniciales J. M. W. y natural de Kenia, por un presunto delito de abuso sexual sobre una niña de nueve años de edad. Los hechos sucedieron entre las 19.40 y 20.00 horas del 10 de septiembre de 2017, en un conocido pub de la avenida Nuestra Señora del Carmen, en Corralejo, cuando J. M. W., «con ánimo libidinoso, accedió al baño del referido pub a sabiendas de que en su interior se encontraba la menor [...], de nueve años de edad en la fecha de los hechos, y una vez en su interior, le bajó la ropa interior, le levantó el vestido y le acarició la zona genital», según manifiesta la Fiscalía Provincial de Las Palmas en su escrito de acusación.

La Fiscalía concreta que los hechos son constitutivos de un delito de abuso sexual, previsto y penado en los artículos 183.1, 192 y 89 del Código Penal y que el acusado es autor a tenor de lo dispuesto en los artículos 27 y 28 del mismo código. Asimismo, establece que «no concurre en el acusado circunstancia alguna modificativa de la responsabilidad criminal». En virtud de lo anterior, la Fiscalía Provincial de Las Palmas señala que procede imponer a J. M. W., «con antecedentes penales no computables a afectos de reincidencia», las siguientes penas: en primer lugar, seis años de prisión; en segundo lugar, la inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena; en tercer lugar, «la inhabilitación especial para cualquier profesión u oficio que conlleve el contacto regular y directo con menores de edad durante nueve años»; y, en último lugar, el pago de las costas.

En el escrito de acusación se apunta a que, en aplicación del artículo 89 del Código Penal, «una vez el acusado haya cumplido tres años de prisión, se sustituya la pena de prisión restante por la expulsión del territorio nacional».

Por otra parte, en el escrito de defensa se plantea la total disconformidad con los hechos relatados por parte del Ministerio Fiscal, negando la posibilidad de que el acusado haya cometido delito alguno. «Mi representado no ha cometido ningún delito», señala el abogado defensor, quien añade que «huelga hablar de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, por cuanto mi representado no ha cometido ningún delito».