El tiempo en Canarias

En verano a mediados de octubre

13/10/2017

«El tiempo está al revés», dirían los viejos. Y parece que es verdad, porque cuando esperaban ya temperaturas otoñales, la mitad del archipiélago vuelve a estar en aviso por calor. La entrada desde ayer de viento del sur ha vuelto a elevar los termómetros hasta cerca de los 40 grados y ha arrastrado hasta Canarias una densa calima, que afectará sobre todo a las medianías.

Santa Cruz de Tenerife

Cuando media Canarias miraba hacia la ya tormenta tropical Ophelia, esperando quizás un peligroso acercamiento a las islas, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) avisaba el miércoles de una importante entrada de viento cálido del sur que ha devuelto al archipiélago casi al verano.

El viento del sur-suroeste, como es habitual, no solo ha traído consigo un importante incremento de las temperaturas, sino que ha venido acompañado por una advección de polvo sahariano que ya desde este jueves se comenzaba a dejar notar, sobre todo en Fuerteventura y Lanzarote y en las medianías de Gran Canaria.

A ras de costa, sobre todo en Gran Canaria, aún los vientos alisios daban algo de respiro, pero según se subía en altitud el tiempo sur se hacía ya patente. De hecho, desde el miércoles, en las capas más altas de la atmósfera el aire ya era cálido y en zonas como Las Cañadas del Teide se podía adivinar no solo que el día iba a ser caluroso, sino que llegaba otra vez la calima.

La Aemet mantiene activado para este viernes el aviso amarillo en Lanzarote, Fuerteventura y en toda Gran Canaria, salvo la cumbre, ante la previsión de que los termómetros se sitúen por encima de los 35 grados centígrados. El delegado de la Aemet en Canarias, Jesús Agüera, estima que las temperaturas puedan rozar los 40 grados en Lanzarote y Fuerteventura, donde este jueves ya se estuvo entre los 36 y 37 grados centígrados, mientras que en las medianías del sur de Gran Canaria se superaron los 35 grados centígrados. También en Tenerife han subido las temperaturas hasta situarse en algunas zonas por encima de los 33 grados.

Las previsiones de la Aemet apuntan a que esta situación poco habitual en esta época del año se mantendrá al menos hasta el domingo, cuando se espera que los vientos alisios del noreste vuelvan a soplar llevándose la calima y refrescando el ambiente.

Mientras tanto, el viento sur predominará en todos los niveles de la atmósfera, habrá calima y la calma chicha continuará en el mar, aún con la tormenta tropical Ophelia pululando por el Atlántico.