Claves para recorrer la Feria de Málaga

    Cargando reproductor ...
16/08/2019

Desde este 15 de agosto, las calles de Málaga sacan sus mejores galas para celebrar su fiesta más grande del año: la Feria de Málaga.

Como todos los años, la capital se llena de color, música, vino dulce y lo mejor de la gastronomía local para recibir a cientos de visitantes y locales que se acercan a disfrutar del buen ambiente y el encanto de la tan esperada celebración.

En la playa, en las calles o en el recinto ferial, la feria ofrece un amplio abanico de opciones para participar de este evento. Quienes nunca hayan visitado la Feria de Málaga o quienes deseen disfrutarla de una manera distinta, podrán beneficiarse del listado definitivo de planes y puntos de interés, creado especialmente por Nadia Gámez, Lifestyle Host del proyecto The Locals del hotel Barceló Málaga.

La ruta propuesta por Gámez comienza en la taberna Antigua Casa de Guardia, un local emblemático donde se pueden tomar mejillones al vapor, unas gildas y un buen vino. Después de esta parada imprescindible, es momento de disfrutar de la fiesta en la calle, así que la ruta continúa hacia la Plaza de la Constitución, donde habrá música y mucho ambiente.

Otra de las plazas que se debe visitar es Plaza Mitjana, una de las que tiene más ambiente durante la feria. Justo allí, cuando se acabe la música en la calle, se encuentra el pub Malafama, un lugar ideal para bailar con los mejores temas del pop español de ahora y de siempre.

Si el cuerpo aguanta y todavía queda energía para disfrutar de la feria por la noche, se puede visitar El Liceo -un palacio del siglo XIX que se ha convertido en una de las discotecas de referencia de la noche malagueña- o enfilar la marcha hacia el Real de la Feria, ubicado entre la avenida José Ortega y Gasset, y la calle del recinto ferial Las Bulerías. Allí, la parada obligada es en la caseta del emblemático restaurante malagueño Los Mellizos (módulos 185-186) para degustar un espectacular arroz, gambas a la plancha o un pescaíto.

Pero si algún día se quiere tomar distancia de la feria, Gámez propone aprovechar la oportunidad de visitar dos de las edificaciones antiguas más representativas de la ciudad: la Alcazaba y el castillo de Gibralfaro. Tomando la calle Larios como punto de referencia, se pueden visitar el teatro romano y la famosa Alcazaba, perderte en sus jardines de estilo árabe y contemplar bonitas vistas de la ciudad. Pero si de paisaje se trata, el lugar que hay que conocer es el castillo de Gibralfaro. Tomando la calle Larios como punto de referencia, se pueden visitar el teatro romano y la famosa Alcazaba, perderte en sus jardines de estilo árabe y contemplar bonitas vistas de la ciudad. Pero si de paisaje se trata, el lugar que hay que conocer es el castillo de Gibralfaro, de origen fenicio, que conecta a través de la muralla con la Alcazaba y desde el que se puede disfrutar de una de las mejores vistas de Málaga.