Imagen del nacimiento de Deva que Verdeliss ha colgado en su cuenta de Instagram. / vÍDEO: ep

Verdeliss da la bienvenida a su octava hija, Deva

La 'influencer' afirma que ha sido «un nacimiento precioso, perfecto y soñado»

JOAQUINA DUEÑAS

En el agua, así nació la pequeña Deva, octavo retoño de la pareja formada por la 'influencer' Verdeliss y su marido, Aritz, el pasado 8 de febrero. Ya algo más repuesta de la explosión de emociones y del esfuerzo físico, la familia lo ha dado a conocer en sus redes sociales. El nombre elegido es de origen sánscrito y significa 'adivinar' o 'la divina', si bien en la religión hindú es la diosa Luna. De hecho, a tenor del texto de bienvenida que ha escrito la navarra para su bebé, esta última acepción fue la que hizo decantarse por Deva. «18:47… y cayó el sol y apareció ella. Mi Deva, mi luna», comienza utilizando un emoticono del satélite. «Nueve meses atrás te pedí a la luna, así te llamas y ella te trajo», continúa.

Bajo una emocionante foto en la que aparece Verdeliss en el agua abrazando a su bebé recién llegada al mundo, relata: «Y nació enmantillada, danzando en su líquido amniótico, nunca llegó a romper la bolsa. Un fenómeno que sucede en un parto de cada 80.000…. demostrando sanar la herida pasada. Y llegó un ocho de febrero fundiéndose con mi intuición… regalándome en su idioma ese vínculo que siempre nos unirá». «Y fue un nacimiento preciosos, perfecto, soñado», asegura. «Hay seres humanos que llegan a este mundo con una misión y tú, pequeña mía, eres especial. GRACIAS, Deva», termina.

Un post que tiene casi 300.000 me gustas y que ha recibido más de 10.000 comentarios de felicitación. Apenas 24 horas antes del nacimiento, Verdeliss subía un vídeo en el que lucía su abultada tripita enfundada en un ceñido vestido blanco. «Es nuestro último reels embarazada», anunciaba la navarra, consciente de la inminencia del parto.

Deva llega a una de las familias numerosas más conocidas del país gracias a la relevancia de su madre en las redes sociales y seguro que se ha convertido en el centro de atención de sus siete hermanos mayores: Aimar, de 15 años; Irati, de 11; Laia, de 9; Julen, de 7; las mellizas Eider y Anne, de 5 años; y Miren, de 2.

A pesar de su proyección pública, Verdeliss no desveló su estado hasta el cuarto mes de embarazo, el pasado mes de agosto. «Efectivamente, hay un bebé creciendo en mi interior y no sabría deciros si ha sido fácil o no guardar el secreto», contaba por entonces. Lo cierto es que había tenido dudas sobre si contarlo porque el tiempo durante el que solo lo conocía su círculo más cercano había sido un espacio de paz. Y es que el odio y los comentarios negativos que proliferan en las redes sociales le hizo plantearse mantenerlo en secreto. «Esta vez todo ha sido tan diferente. Me he debatido entre proclamar a los cuatro vientos nuestra felicidad o seguir amparados en esta preciosa burbuja donde sólo nuestros más íntimos conocían la noticia… donde solo existía cariño e ilusión compartida. Donde si nadie más lo sabía, a nadie más otorgábamos el poder de hacernos daño», explicaba.

Ahora, la familia ya disfruta del nuevo miembro y son muchos los que se congratulan públicamente de su llegada.